PANTER WEB JULIO 2019
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
LAVOR 2019
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Las maravillosas promesas poco a poco dejaron de ser tales, el look amable se fue truncando, el prometedor futuro se fuer desmoronando…. Nuevo artículo de nuestro colaborador el Bricolador Enmascarado.

Entre los años  1983 y 1985, llegaba a nuestras pantallas serie de Televisión muy especial: V Invasión Extraterrestre, donde nuestro planeta era invadido por unos queridos Lagartos, con una muy amable apariencia humana.

Nos prometían una magnifica ayuda tecnológica, porque si éramos muy amables, y les dábamos unos productos químicos que necesitaban para su planeta, nos iban a mejorar mucho la calidad de vida. Pero las maravillosas promesas, poco a poco, dejaron de ser tales. La amable apariencia de diseño, de un look muy atractivo, se fue troncando en algo agresivo, peligroso. Hasta el punto en el que la propia supervivencia de la especie entro en peligro.

Todo, absolutamente todo, lo que parecía tener un prometedor futuro se fue desmoronando, se fue quedando por el camino. Y aquellos más colaboracionistas con los invasores, fueron los primeros en caer. Parecía que el sueño maravilloso se trasladó a una diabólica pesadilla.

Pues esta ficción televisiva la que recuerdo, la podemos ver en el día a día de muchas ferreterías. En especial, en muchos socios de cooperativas, que olvidan que son dueños de su propia cooperativa. No solo dueños, sino responsables de que su futuro como grupo, como entidad, vaya hacia adelante y que ser competitivos.

Cuesta mucho entender cuando ves cajas y cajas de producto, compradas a mayoristas importadores, no con producto de marcas premium, sino con artículos de marcas blancas de los propios suministradores.

¿Por qué pasa esto? Por qué alguien, teniendo su propio producto en su propio almacén corporativo, con su marca y no con la de otro, compra a suministradores que en parte son su propia competencia. Tal vez por una promesa de un futuro mucho mejor….

Si eso es así, ¿quién va a pagar el coste estructural de su cooperativa, sus folletos, sus ferias, sus empleados? Si cada vez se compra menos de sus propias marcas blancas, el poder de compra, el poder gestión y ser competitivo, cada día será peor. Entonces, estamos dando de comer a eso Lagartos de V, que se van a quedar con nuestras ventas, con nuestros beneficios.

La respuesta en muchos casos es que son más baratos… ¿de verdad alguien se lo cree?

De donde va a salir el dinero para pagar todo lo que cuesta una cooperativa, si cada vez hay menos socios, entre jubilaciones y cierres de negocios. La factura será la misma o más grande a repartir entre menos. Será entonces en donde seamos capaces de ver si son realmente más baratos. ¿Quién va a poner la parte de dinero que falta?… esa bombilla tan barata que compramos.

Incluso si compramos marcas Premium a esos mayoristas, cuando realmente las tenemos en nuestro propio almacén, no compramos mejor, simplemente queremos ver la mascará humana del lagarto, que al final solo busca ‘quedarse con nuestro planeta’.

Si vendemos la marca blanca de otro, que le vende a todos, ¿qué diferencia tenemos?

Aunque otra pregunta sería, porqué esto es consentido por los gestores de las cooperativas. Qué sentido tiene ver en ferias de negocio de dichas cooperativas, stands de estos mayoristas, vendiendo el mismo producto que la propia central de compras no es capaz de venderles a sus asociados. ¿Damos alimentos a los invasores, esperando que nos devoren a nosotros mismos?

La verdad, creo que entre todos tienen que tener una amplia reflexión de que modelo quieren para el presente y al futuro. Si no queremos que al final nuestro planeta quede en manos de otros, debemos reaccionar ya.

La factura de la cooperativa se tendrá que pagar cada día entre menos socios, con menos negocio, con menos punto de venta. Sino ponen los medios, los lagartos se llevarán todo lo bueno de este planeta y solo quedarán las sobras para los que se las prometían muy felices, ayudando a los invasores

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn