PANTER BIOBACTER web abril 2020
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Dentro de nuestro ciclo de artículos con motivos de películas o series de tv, en esta ocasión hago referencia a una mítica película de ciencia ficción/terror. Un artículo de nuestro colaborador El Bricolador Enmascarado.

Hablamo de “The Mist”, también conocida como Stephen King's The Mist (La niebla), una película estadounidense de terror basada en la novela corta de 1983 La niebla de Stephen King, publicada dentro de la antología Skeleton Crew. El film está escrito y dirigido por Frank Darabont, 2007.

Su argumento es el siguiente, en un pequeño pueblo de Maine estalla de repente una violenta tormenta, de entre las montañas surge una espesa niebla que invade la zona entrando en casas, locales comerciales y cualquier espacio abierto. Al principio el suceso parece inofensivo, pero pronto los habitantes de la zona descubren con horror que hay algo en la niebla, algo que atrapa y mata a todos los que se ven envueltos por su oscuridad.

Pero durante la película ocurren muchas cosas, tanto dentro del supermercado como fuera de él. Aunque de alguna forma, lo peor y lo más interesante, es aquello que pasa dentro de, en teoría “la zona de confort”, ósea dentro de la supuesto seguridad de las paredes y ventanas de la supuesta zona segura.

Es una película llena de terror. De luchas internas, en donde el miedo a lo exterior, a lo desconocido crea un pánico horrible entre los que eran supervivientes, hasta el punto de llegar a que entre ellos se puedan matar. Y es que lo desconocido crea muchos miedos, muchas barreras, pero en ocasiones cerrarse hacia dentro, no da pie a cosas nuevas o arriesgadas, y puedo hacer que las consecuencias sean mucho más terribles. Algo por ser conocido y dado por bueno no tiene por qué ser peor que lo nuevo, lo que está por venir.

Y este intríngulis, sirve a todos los niveles de nuestro mercado. Aunque parezca increíble, hay ferreterías cuyos propietarios no han ido nunca a la mediana o gran superficie de sus proximidades. Como si una espesa niebla les separase, como si esos bichos terroríficos pudieron comerse a los individuos de bata azul, que se creen muy seguros en su zona de confort, tras ese mostrador de los años 80.

Nos cuesta entender que si queremos mejorar, si queremos saber qué hace la competencia, hay que ir a ver, a estudiarla, a poder sacar cosas útiles. Solo sabemos que vende más barato que yo, “porque un cuñado mío me lo dijo”. Algo que cualquier otro profesional de otro sector haría, estudiar, analizar, ver….

No digamos ya nada de saber cómo y de qué forma funcionan las competencias digitales, “es que lo compran todo en Amazon”. Cuando intentas saber que saben sobre ello contestan, “es que lo llevan todo a casa”. Ni idea de que precios, de que productos se venden más, etc.

Y luego, cuando hay un seminario de cualquier tipo del sector para aprender algo, es como si el conferenciante fuese el monstruo de la película y la niebla le impidiese salir del castillo de su tienda. Como además creen que lo conocido es lo mejor, no dudan en despedazarse entre los mismos miembros de cualquier grupo o asociación como los protagonistas de la película.

Pero no solo es aplicable esta moraleja del film a los ferreteros. Cuantas empresas, con sus departamentos de marketing, no lanzan un producto, tarde, más caro, sin suficiente apoyo al mercado. Cuando su competencia, los “bichos malos” de la novela, ya han casi retirado ese mismo artículo del mercado. Pero la niebla les había impedido salir de sus madrigueras para ver la realidad del mercado y saber que iban a un suicidio sin solución, como alguno de los personajes al intentar buscar unas medicinas en la farmacia de la historia…

Sin olvidar responsables comerciales que piden Utopías a sus equipos, creyendo que lo que hay ahí fuera son clientes esperando a que esa empresa vaya a buscarles.

Hay muchos, muchos bichos de todos los tipos ya en el mercado, hoy por hoy, ningún cliente está solo, está esperando que vayan a venderle el antídoto perfecto para que la niebla no les ataque.

El mercado, las ventas, están más allá de las tiendas confortables, de las oficinas con aire acondicionado. La niebla, es el día al día de la venta, de “como decían una de mis series preferidas, Expediente X “la verdad está ahí fuera”. Si queremos saber cuál es tendremos que enfrentarnos a esos monstruos que son mucho más reales que los de la novela de ese gran escritor que es Stephen King.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn