PANTER VIBATECH WEB
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
BOSCH
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Independence Day es hoy nuestra película referencia, una película de ciencia ficción y acción de 1996. Fue dirigida por el alemán Roland Emmerich quien coescribió el guion con el productor Dean Devlin. Cuenta una invasión extraterrestre a la tierra, donde se destruyen las principales ciudades del mundo. Es casi el final del mundo conocido. Un nuevo artículo de nuestro colaborado el Bricolador Enmascarado.

Mucha destrucción, muchos muertos, cientos de efectos especiales, una situación que parecía, solo podía darse en la pantalla. Como en tantas otras películas catastrofistas, siempre hay un bueno, un mega sabio, y un mega héroe militar que todo lo soluciona, que todo lo salva. Eso sí, en el último minuto, en el último suspiro, para no perder el interés en la pantalla y saber cómo acaba, aunque en nuestro subconsciente siempre sabemos que no va a pasar nada fatal. Que solo es ficción.

Pues bien, hoy en este instante, no va a haber un capitán Steven Hiller (Will Smith), que salve a la Humanidad con su avión en el último asalto de la pelea. Hoy y ahora, nos toca la lucha pasiva, la de quedarnos en casa, la de tener paciencia, la de saber que sin salir a la calle ni tener contacto con los demás, es como vamos a ser los héroes de esta película no de ciencia ficción, pero sí de terror.

No hay efectos especiales, son muy reales, con amigos infectados, con personas muertas. Con cientos de negocios cerrados, con una encomia que va a quedar muy tocada. Pero por ellos, seamos positivos, seamos creativos, aprendamos de este tiempo sin el estrés del trabajo.

Vamos a pensar primero en cómo ayudar sin salir de casa. Luego seamos creativos, veamos cómo podemos hacer mejor las cosas, desde las empresas, desde las redes comerciales, desde las tiendas que atienden a los clientes, etc.

Lo realmente horrible seria pasar por esta dura prueba y que nadie sepa, quiera o le dé la gana de  modificar nada, cambiar nada, seguir igual. Ese sería el peor de los efectos que podría quedar en esta sociedad que ha tenido que pasar por esta alarma, para darse cuenta que hay muchas cosas que cambiar.

Seguir desde casa, seguir luchando con la moral alta, pero aprendiendo de todo lo que ha pasado, y que no queremos que se repita.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn