PANTER BIOBACTER web abril 2020
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Pese a todo, el año 2019 ha presentado niveles de actividad razonables para un año de transición. La previsión para el ejercicio 2020 apunta a una reducción de la facturación entorno al 30-35%, y en general, existe una gran inquietud sobre lo que vendrá en 2021. Las peticiones del sector van enfocadas a incentivar la demanda industrial, imprescindible para garantizar la competitividad de las empresas y su supervivencia.

Tras un lustro de crecimiento muy robusto, acompañado de una verdadera transformación tecnológica y de posicionamiento de las empresas del sector, la facturación en la máquina-herramienta cae un 6,80% en 2019. Pese a todo, el año 2019 ha presentado niveles de actividad razonables para un año de transición. Es el subsector de la deformación, con una caída del 13%, el que más se ha visto afectado por la incertidumbre, al estar directamente conectado con la automoción que ha optado por postponer en 2019 una buena parte de sus inversiones productivas ante los cambios tecnológicos y de demanda relacionados con la movilidad sostenible.

El subsector del arranque ha tenido un mejor comportamiento cerrando un buen año de actividad, ya que pese a caer un 4,3%, venía de registrar un fuerte avance (por encima del 15%) en 2018. El resto de los subsectores ha tenido un comportamiento algo mejor, dentro del panorama generalizado de caídas limitadas.

EXPORTACIONES
Los principales países de destino de nuestras exportaciones en 2019 han sido: Alemania, representando el 12,7% del total de las ventas en el exterior, Estados Unidos, 10,7%, Portugal, 7,8%, Italia, 7,7% y China, 7,5%. Les siguen, Francia (7,3%), México (6%), India (3,3%), Polonia (3%) y Reino Unido (2%).

Las exportaciones, en la misma línea que la facturación han experimentado un retroceso del 8,1% tras el récord de 2018. En todo caso, 2019 es uno de los mejores años de la historia en este aspecto.

MERCADO INTERIOR
El mercado interior sigue representando una asignatura pendiente, que es la de invertir de manera consistente en tecnologías de fabricación avanzada para que España pueda ser un país con una actividad industrial destacada en el futuro. El avance de la digitalización acelera la obsolescencia de muchos de los equipos y hace necesario el impulso de la demanda para la renovación de las instalaciones productivas.

César Garbalena, Presidente de AFM afirma,“Pienso que, si España quiere seguir siendo un país con una industria relevante, hemos de apostar decididamente por invertir en tecnologías para fabricar y ser competitivos. Es responsabilidad de la propia industria actualizar sus equipos, pero también hago un llamamiento a las administraciones para que impulsen dicha inversión con medidas fiscales y planes de renovación y digitalización de los medios productivos. Tenemos el ejemplo de Italia que ha generado un fantástico proceso de recapitalización industrial con ambiciosas medidas que fomentan la reinversión de los beneficios empresariales en maquinaria. El efecto es contundente, Italia invierte en máquina-herramienta siete veces más que España. Hemos de correr mucho más si queremos competir con nuestros vecinos.”

PREVISIONES PARA 2020 (preCOVID)
La incertidumbre afecta de manera relevante a la inversión en bienes de equipo; así, venimos de un 2019 complejo en términos de captación y el año 2020 ha comenzado con la misma tónica.

La captación de pedidos cayó en 2019 afectando más a la deformación, que viene arrastrando una situación de baja demanda a lo largo de los dos últimos años, y cuya cartera es más limitada para garantizar una buena carga de actividad. El arranque también ha caído a lo largo de 2019, pero cuenta con una buena cartera que ayudará a contar con una interesante dinámica de fabricación en 2020. Nuestros principales competidores europeos se encuentran en una situación muy similar a este respecto.

César Garbalena comentaba “la situación es complicada, en especial para los que trabajamos con el sector de automoción directamente. Pese a ello, nuestros análisis de prospectiva proyectan una mejoría que podría llegar en el último tramo del año. Esto último no está garantizado, por lo que tendremos que seguir peleando para proponer nuevas soluciones al mercado que nos faciliten el tránsito en un año que será sin duda difícil”.

Xabier Ortueta, Director General de AFM, añadía al respecto “debido a los largos periodos de maduración de nuestros productos, y los datos de captación que hemos registrado, sin duda la facturación se verá afectada a finales de 2020. En función de cómo vayan los pedidos este año, quizás podamos mejorar el resultado, pero es previsible una caída que deberemos tratar de minimizar redoblando esfuerzos.

En todo caso, el sector de máquinas-herramienta ha hecho sus deberes estos últimos años y ha invertido de manera notable en equipamiento, instalaciones y sobre todo en personas y conocimiento. La situación general del sector es sana, y afronta este periodo de incertidumbre con energía. La digitalización y los servicios asociados a nuestros productos y procesos, abren un gran campo de posibilidades sobre los que construir una nueva base de crecimiento para nuestra industria”.

RESISTIR AHORA PARA DESPEGAR EN 2021
Lejos queda el año 2019, que para el sector apuntaba ya a un cambio de tendencia con una caída en la producción y en las exportaciones. Así los datos de cierre definitivos resultan algo peores a los estimados en febrero, merced a una mayor caída en el subsector de deformación, con ligeros incrementos en el resto.

Tras cinco años de crecimiento acumulado que superó el 30%, el sector en su conjunto retrocedió un 9,46% en 2019. Las máquinas-herramientas cedieron un 11,95%, un 8,77% el arranque, y un 17,17 % la deformación, esta última afectada ya en 2019 por la situación que arrastraba la automoción.

El resto de los sectores cedieron también algo de volumen: componentes, -7,29%, herramientas, -5,52%, accesorios, -7,37 %.

Las exportaciones cayeron un 5,08 % en general, con las siguientes bajadas por subsector: arranque, -8,02%, deformación, -8,41%, herramientas, -4,26%, accesorios, -1,99%, salvo componentes con un leve crecimiento del 2,9%.

Respecto a los principales destinos de las exportaciones, la lista la encabeza Alemania, seguida de USA, Italia, Francia y Portugal. En sexto lugar, China, y a continuación: México, India, Reino Unido y Canadá. Mejoran sus posiciones Italia y Francia, mientras que México y China, bajan escalones respecto al año anterior.

SITUACIÓN ACTUAL
El presidente de AFM Cluster, César Garbalena, analizaba la situación actual del sector, “afrontada la peor fase de la pandemia, los tres últimos meses han supuesto una lucha continua contra una realidad implacable, fundamentalmente en tres frentes:

En primer lugar, teníamos que garantizar un escenario de actividad segura para las personas, y sobre esa base construir el resto de necesidades. Hemos sabido actuar de manera rápida, responsable y ejemplarizante a la hora de diseñar e implantar protocolos que protejan a nuestras personas, y que han permitido a la mayoría de nuestras empresas seguir funcionando incluso durante el estado de alarma.

En segundo lugar, necesitábamos terminar de construir y enviar aquellos equipos comprometidos con los clientes con anterioridad, y se ha conseguido montarlos y ponerlos a punto en momentos de movilidad muy reducida, además de iniciar poco a poco el servicio post-venta y el mantenimiento de máquinas.

En tercer lugar, la parte más compleja, y también la más relevante para nosotros está siendo la actividad comercial. Estamos implantando nuevas estrategias de contacto no presencial para mantener la cercanía con nuestros clientes que es imprescindible a la hora de realizar inversiones de relevancia.

Pese a ello, los principales sectores cliente, como automoción, aeronáutica, ferrocarril, bienes de equipo, energía, etc. han estado parados y continúan con niveles de actividad muy bajos, lo que compromete seriamente sus necesidades de inversión”.

Así, los pedidos en los primeros cinco meses del año han caído más de un 35%, con especial intensidad en los últimos tres. Esta caída es algo más acusada en el subsector de deformación. Por mercados, la caída es mayor en el exterior, pero sólo debido a que 2019 fue ya un año malo para el mercado interior. Ningún continente evoluciona todavía de manera favorable, y registramos caídas en los principales mercados europeos (Alemania, España, Italia, Francia), americanos (USA, México y Brasil), con la única excepción en Asia, donde China ha arrancado con cierta fuerza a partir de abril y acumula mejor inicio de año que en 2019.

PREVISIÓN DE CIERRE 2020
En 2020 las dos realidades del sector van a mostrarse más evidentes que nunca. Por un lado, la de la actividad productiva: estirar al máximo la cartera acumulada, permitirá navegar a muchas de las empresas hasta final de año, para caer en facturación alrededor de un 20%. Y por otro la captación de pedidos que arrojará un dato peor, y que dependerá de que los clientes vayan ganando tono. En todo caso, esperamos una caída de la captación cercana al 40%.

En este sentido, afirma Xabier Ortueta, Director General de AFM Cluster: “Prevemos un año difícil en lo que a actividad respecta, y muy complejo en captación, que nos llevará a un 2021 en el que el esperado repunte de actividad de nuestros sectores clientes será crucial para nuestra supervivencia.

Nuestros estudios de prospectiva apuntan a una paulatina recuperación en el último trimestre del año, que deberá tomar impulso en los siguientes 6 meses de 2021”.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn