PANTER BIOBACTER web abril 2020
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

En España resulta más caro el servicio de cerrajería de lo que se conoce como "abrepuertas" que el de un profesional acreditado por la federación, que cumple todos los requisitos de formación, adhesión a arbitraje de Consumo, una actividad mínima de dos años y estar en posesión del certificado de Penales. Se calcula que entre el 70% de los trabajos que se encargan a cerrajeros en España los terminan efectuando estos "abrepuertas".

La Unión de Cerrajeros de Seguridad (UCES), comprometida con la concienciación ciudadana en materia de seguridad, recuerda que ahora más que nunca hay que hacer uso de profesionales de confianza y acreditados.

El último caso, conocido hace unas horas, en el que una empresa de multiservicio llegó a cobrar más de 1000 euros por una simple apertura la pasada Nochevieja ha puesto “el grito en el cielo a un colectivo, el de los cerrajeros profesionales de seguridad, que ve como la imagen del sector vuelve a ensuciarse con las prácticas denunciables de “abrepuertas” que ni están cualificados ni acreditados”, afirma Manuel Sánchez, presidente de la Unión de Cerrajeros de Seguridad (UCES).

Estos “abrepuertas” cuentan con habilidades para abrir puertas pero más allá de eso, no cumplen con el resto de requisitos y garantías que sí cumplen los profesionales acreditados por la federación española de cerrajeros.

UCES reclama que en España resulta más caro el servicio de cerrajería de estos cerrajeros sin formación que el de un profesional acreditado por la federación, que cumple todos los requisitos de formación, adhesión a arbitraje de Consumo, actividad mínima de dos años y estar en posesión del certificado de Penales.

“Desgraciadamente, el 70% de los trabajos de cerrajería los realizan en España, empresas alegales, empresas multiservicios y otros profesionales con escasa cualificación, en muchos casos, pero que sin embargo aplican tarifas, que como el caso reciente de Cartagena que pueden suponer 10 veces más el precio habitual”, afirma Sánchez.

Las razones por las que tienen más clientela tienen que ver con la publicidad que hacen este tipo de cerrajeros. “El cliente que necesita un cerrajero de urgencia, ansioso por recuperar su casa, suele dejarse llevar por los instintos y por lo primero que tiene a mano. Y ahí ? entran las pegatinas que a menudo uno encuentra en puertas de garaje, papeleras y demás espacios públicos, donde generalmente aparece un teléfono móvil que en muchas ocasiones, según la Policía Nacional, son empresas "alegales", recalca el presidente de la Unión Cerrajeros de Seguridad.

No hay tarifas
No existe una tarifa oficial, ni se puede poner, pero una tarifa normal de apertura sencilla puede variar de 60 a 100 euros más desplazamientos. Si el servicio es en horario nocturno o festivo suele ascender solo un 15-20% y si es un momento muy puntual como Navidad o Año Nuevo puede crecer un 40%, pero nunca las cantidades abusivas como la vista la pasada Nochevieja si realmente solo se ha hecho una apertura. Otra circunstancia podría ser la necesidad de cambiar la cerradura o el bombín y en ese caso el precio dependerá de la calidad y la seguridad de la cerradura, de la puerta, etc.

Seis consejos para evitar un mal servicios de cerrajería
1.Apuntarse teléfonos. Conviene tener apuntados de antemano los teléfonos de profesionales acreditados por UCES en toda España para que, cuando los necesitemos, no llamemos al primero que encontremos.
2.Llamar a más de uno. En todo caso, llamar siempre a más de un profesional. Las tarifas son libres y pueden variar mucho de uno a otro.
3.Presupuesto previo. Exíjalo o, en su defecto, exija saber por teléfono cuánto le cobrarán por el desplazamiento en caso de rechazar el presupuesto.
4.Ver las tarifas. Cuando el técnico llegue, exíjale ver las tarifas antes de que comience a actuar. Está obligado a llevarlas por escrito.
5.No firmar nada. Si han realizado la reparación sin presupuesto y es abusivo, no firmar el presupuesto y exigir una copia de la factura antes de pagar. Eso mantendrá abierta la opción de reclamar.
6. Pída que le enseñe la placa de seguridad. Él cerrajero le exigirá su identificación para comprobar que la casa es suya.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn