PANTER ECO
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
SURUS WEB
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Desde el pasado 1 de enero de 2021 la comercialización de EPI sin marcado CE quedará al margen de la ley. La pandemia ha puesto de manifiesto que unas buenas medidas y una buena ejecución de la normativa son esenciales para la salud de los profesionales. el sector de la ferretería y el suministro industrial ha supuesto y es una pieza clave en este engranaje al ser un proveedor esencial de EPIS.

En los últimos 20 años la evolución en materia de seguridad y salud laboral ha experimentado una gran cambio y evolución en España, las normas se han ido adaptando a los tiempos y cada vez se hacía más hincapié en la importancia de la seguridad en el trabajo. Pero este pasado 2020, se recordará como el año del gran cambio, un cambio que se ha ido materializando en los últimos meses a causa de la pandemia del COVID-19 la cual sigue dibujando una nueva realidad en todos los aspectos, pero muy en concreto en lo que a la protección de los espacios de trabajo se refiere. La pandemia ha puesto de manifiesto que unas buenas medidas y una buena ejecución de la normativa son esenciales para la salud de los profesionales. El sector de la ferretería y el suministro industrial ha supuesto y es una pieza clave en este engranaje al ser un proveedor esencial de EPIS.

“Este año 2020 que hemos dejado atrás ha supuesto un reto que ha llevado al límite a las sociedades de todo el mundo. En el sector de los EPI, el incremento en el número de casos, y la urgencia por proteger a los trabajadores sanitarios y otros trabajadores de primera respuesta, puso a prueba la capacidad de las cadenas de suministro para abastecer un mercado que necesitaba desesperadamente de medios para proteger a sus trabajadores. En la Unión Europea, la emergencia derivada de la COVID-19 redujo la disponibilidad de los EPI con norma europea que estábamos acostumbrados a ver. Para mejorar el suministro de EPI, las autoridades europeas y españolas permitieron la comercialización excepcional y temporal de EPI sin marcado CE. Éstas fueron los hechos que nos tocó vivir, y las decisiones que las autoridades tuvieron que tomar durante los primeros meses de la pandemia. Tras esta tormenta (o tal vez, tras la primera tormenta), muchos tipos EPI que se introdujeron en el mercado para paliar la necesidad de EPI siguen entre nosotros, causando en ocasiones confusión acerca del tipo de protección que ofrecen y los límites que tiene esta protección”, explicaban desde ASEPAL, en una de las últimas entradas de su blog Los epis después de la tormenta.

SÓLO EPIS CON MARCADO CE
Pero la situación a partir del 1 de enero de 2021 es bien distinta. Todos aquellos EPIs que se utilizaron deben desaparecer. Las condiciones extraordinarias de comercialización durante la pandemia, según las cuales, se permitía la comercialización, previa autorización de EPI sin marcado CE, finalizaron el pasado 31 de diciembre de 2020. “Desde el 1 de enero de 2021, la única legislación aplicable al EPI será el Reglamento (UE) 2016/425, y la comercialización de EPI sin marcado CE quedará al margen de la ley. Por lo tanto, a partir del 1 de enero de 2021, sólo se deberán comercializar y adquirir EPI que lleven el marcado CE. Muchos de los tipos de EPI que se han utilizado para luchar contra la pandemia, como las mascarillas autofiltrantes, los guantes de protección y el vestuario de protección contra riesgos biológicos, son EPI de categoría III. Los EPI de categoría III se someten al máximo nivel de control previsto por el Reglamento que aplica a la comercialización de EPI, ya que el fabricante no sólo tiene que obtener el certificado UE de Tipo correspondiente, sino que, adicionalmente, debe someterse a un procedimiento de conformidad con el Tipo, para poder asegurar que el guante que pone cada día en el mercado es idéntico al que obtuvo el certificado UE de Tipo. Cuando supera estos requisitos, puede colocar el marcado CE, junto al que se indicará el número de cuatro dígitos que identifica al organismo que realiza el control con el tipo”, explican desde ASEPAL.

Desde ASEPAL en la entrada de su blog, anteriormente mencionada, explican a la perfección los requisitos de un buen EPI, “un EPI que lleva el marcado CE, representa un equipo que ha superado requisitos y ensayos que están específicamente diseñados para ofrecer protección frente a los riesgos para los cuales el fabricante lo ha diseñado. Estos requisitos y ensayos se recogen en las normas para las cuales alega cumplimiento. Sin embargo, el que el EPI cumpla con estos requisitos de salud y seguridad, es sólo una de las partes del trabajo que debemos acometer para ofrecer la protección debida a los trabajadores. La otra gran tarea a acometer es la de asegurarnos de que el EPI se utiliza de la forma que está prevista por el fabricante, ya que otra forma, la protección ofrecida por el equipo de protección, se verá seriamente menoscabada”.

Y además desde la asociación ponían un ejemplo claro, de la utilización de un EPI de manera correcta, “un ejemplo muy ilustrativo de este factor nos lo encontramos en las mascarillas autofiltrantes que en estos momentos vemos con más frecuencia que nunca, y en lugares donde nunca antes se habían visto. En efecto, las mascarillas autofiltrantes son el ejemplo perfecto de cómo un EPI, aunque supere todos los requisitos que le permiten estar en el mercado, puede ver cómo su eficacia protectora se va al garete si no se utiliza correctamente. La protección que ofrece la mascarilla se basa en la capacidad de filtrado del filtro que compone el cuerpo de la mascarilla, y en la capacidad de la mascarilla para ajustarse herméticamente al rostro del usuario. Si no nos aseguramos de que la mascarilla que se proporciona a un trabajador no ofrezca un ajuste perfecto, la contaminación que pretendemos eliminar del ambiente, se irá directamente a las vías respiratorias del usuario, pasando a través de los huecos que queden entre la mascarilla y la cara. Este ejemplo ilustrativo, es sólo una muestra de los numerosos problemas que pueden surgir si no tomamos todas las medidas necesarias para asegurarnos de utilizar los EPI de la forma correcta”, apuntan.

EL SECTOR DEBE SER ESENCIAL
No se entiende que siendo nuestro sector proveedor de EPIS y considerados “las farmacias del hogar” con productos de primera necesidad para la población, no se haya considerado esencial ya por todas las autonomías. Por ellos, AFEB y ADFB continúan trabajando para que las CCAA declaren al sector “esencial”. AFEB (Asociación de Fabricantes de Ferretería y Bricolaje) sigue insistiendo a día de hoy, en la petición que dirigió el pasado mes de noviembre del 2020 a los Responsables de Economía de 16 de las 17 Comunidades Autónomas españolas, con el objetivo de que declaren el sector de la ferretería y el bricolaje esencial, habiéndose adherido a esta iniciativa la ADFB (Asociación de Distribuidores de Ferretería y Bricolaje) por petición expresa de AFEB ya que, en palabras de Marta Omedes (Secretaria-General Gerente), “en este tipo de iniciativas es muy importante contar con el máximo de actores posibles para conseguir la máxima representatividad posible”. Se exceptuó de la petición de noviembre a la Comunidad Autónoma de Asturias que en noviembre era la única comunidad que había declarado el sector “esencial”.

De esta segunda petición se ha excluido también las comunidades de Aragón y Andalucía, que también declararon nuestro sector esencial, aunque no es descartable que esta calificación sea modificada en cualquiera momento por parte de alguna/s de estas comunidades.

Durante la primera oleada de la pandemia, AFEB y ADFB solicitaron al Gobierno Central que declarara el sector del bricolaje y la ferretería esencial, pero a pesar de los numerosos intentos, no se consiguió ninguna respuesta por su parte. Por ello, AFEB decidió iniciar un  nuevo proceso en noviembre, a la que también se adhirió la ADFB, ante los responsables de Economía o Empresa de las Comunidades Autónomas que en ese momento ya tenían transferida la gestión de la pandemia, insistiendo en la petición de que declaran el sector de la ferretería y el bricolaje como sector esencial como ha sido reconocido en la mayoría de países de nuestro  entorno, como Italia, Francia, Alemania, Reino Unido, Dinamarca, Noruega o Suecia,  entre muchas otros.

Ambas asociaciones esperan que estas negociaciones lleguen a buen puerto y que los responsables de las diferentes Comunidades Autónomas sigan el ejemplo de Asturias, declarando los productos y servicios de este sector, esenciales o de primera necesidad, “lo que sin duda sería un balón de oxígeno para el sector”.

CALIDAD MADE IN SPAIN
El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, resaltó la calidad de los equipos de protección españoles en la última Asamblea General de ASEPAL, y su seguridad, e insistió en que la crisis sanitaria ha demostrado que no todos los productos eran igual de eficientes o contaban con la calidad que se exige.

Durante su intervención en la Asamblea General de la Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual (Asepal) -en la que también participó el secretario general de Industria y Pyme, Raül Blanco-, Garamendi subrayó que “se ha evidenciado” la importancia de la prevención y del sector tanto para proteger la salud de las personas como “para que la economía no pare”. “Habéis sido un sector fundamental y lo vais a tener que seguir siendo porque de momento vamos a tener que convivir con esta pandemia y porque esto ha demostrado que la prevención es clave en la producción no sólo de la sociedad sino también de las empresas”, destacó ante la Junta Directiva de ASEPAL.

ADAPTACIÓN A LA NUEVA REALIDAD, SICUR ESPECIAL COVID
IFEMA celebro en julio de 2020, la lataforma SICUR ESPECIAL COVID, el primer evento híbrido (online + presencial) puesto en marcha por la institución con el fin de favorecer la reactivación económica y la adaptación de las empresas y negocios al nuevo escenario de protección anti-COVID. Cerca de 40 empresas se sumaron ya a este evento que dió a conocer, primero en formato online, una oferta centrada en Bioseguridad que abarcó un amplio espectro de productos y contenidos pensados para minimizar en lo posible la expansión de la pandemia, crear espacios controlados y contribuir al desarrollo de una sociedad más segura, así como al cumplimiento demandado por las autoridades y la legislación.

De esta manera, en SICUR ESPECIAL COVID se pudo conocer interesantes soluciones integrales y avanzadas herramientas tecnologías para el control de acceso inteligente y sin contacto, innovadoras cámaras de termografía, dispositivos con reconocimiento facial y detección de mascarilla; sistemas de control de aforo para todo tipo de establecimientos, o soluciones de detección de cumplimiento de la distancia de seguridad en espacios abiertos y grandes áreas, entre otras.

No faltó a la cita, lo último en sistemas de purificación de aire que no utilizan productos químicos nocivos para la salud, y soluciones que combinan varias tecnologías efectivas para limpiar el aire de patógenos y reducir el riesgo de infección. En materia de desinfección, junto a toda una completa gama de productos higienizantes como las soluciones hidroalcohólicas hipoalergénicas, se presentaron varios sistemas que proponen   combatir patógenos mediante distintas aproximaciones tecnológicas, como túneles de desinfección de diferentes características. 

La oferta de SICUR ESPECIAL COVID se completó con una variada propuesta de equipos de protección individual –EPIS- y accesorios anti-COVID, como mascarillas higiénicas, guantes, textiles de protección sanitaria reutilizables y homologados, termómetros y oxímetros, etc.
En SICUR ESPECIAL COVID, IFEMA contó también con el apoyo de grandes asociaciones, entidades y organismos que aportaron contenidos informativos a la plataforma y que pretenden servir de guía para que el usuario seleccione las soluciones adecuadas de cara una pandemia todavía latente y que se espera que de una manera u otra implique un control y protección a lo largo de muchos meses más. En este sentido, colaboran el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo; la Asociación Española de Normalización, UNE; la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid, AEHM; la Asociación de empresas de equipos de protección individual, ASEPAL; la Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización, AFEC; la Asociación Española de Fabricantes de Iluminación, entre otras muchas. La plataforma estuvo operativa en su versión online hasta el 30 de septiembre.

GUIA ASEPAL MARCADO CE
La emergencia derivada de la COVID-19 redujo la disponibilidad de los EPI con norma europea y ha introducido en el mercado nuevos EPI que siguen entre nosotros, causando confusión y en ocasiones, caos. Para mejorar el suministro de EPI, las autoridades europeas y españolas permitieron la comercialización excepcional de EPI sin marcado CE. Esta situación ha supuesto que estos EPI, como ciertas mascarillas autofiltrantes, o guantes desechables, se sigan usando en situaciones que no están previstas.

Esta guía de ASEPAL pretende clarificar la situación en la que se encuentra el mercado de los EPI desde del 1 de enero de 2021, y dar unas nociones básicas acerca de la selección de los EPI que nos encontremos en el mercado.

1 ¿Qué tipo de EPI encontraré en el mercado a partir del 1 de enero de 2021?
La comercialización extraordinaria de EPI sin marcado CE acaba el 31 de diciembre de 2020. A partir del 1 de enero de 2021, la única legislación aplicable al EPI será el Reglamento (UE) 2016/425, y la comercialización de EPI sin marcado CE quedará al margen de la ley. Por lo tanto, a partir del 1 de enero de 2021, sólo se deberán comercializar y adquirir EPI que lleven el marcado CE.                             

2. ¿Cómo puedo identificar los EPI que cumplen con la legislación vigente?
El marcado CE representa que el EPI protegerá eficazmente de los riesgos previstos por el fabricante. Todos los EPI deben incorporar el marcado CE que se representa en la figura sobre el propio equipo. Si la colocación del marcado CE sobre el equipo resultara imposible, se incluirá en su embalaje. Las mascarillas autofiltrantes (FFP2/FFP3), y los guantes y el vestuario de protección contra microorganismos, como EPI de categoría III, deben llevar junto al marcado CE el número de cuatro dígitos que identifica al organismo notificado que hace la evaluación de la conformidad con el tipo.

3. ¿Qué otros elementos tengo que identificar en el EPI?
Los EPI deben incluir tanto los marcados, como los pictogramas y avisos obligatorios. Estos elementos nos informarán del tipo y nivel de protección que nos brindará el EPI. En la siguiente tabla, vemos algunos ejemplos ilustrativos de normativa y marcados para los tipos de EPI que se han utilizado para la lucha y contención de la COVID-19.

Además, el folleto informativo debe acompañar obligatoriamente a todo EPI. Este documento, que en España debe comercializarse al menos en castellano, detalla minuciosamente cómo ofrece protección el EPI, y los límites que tiene esta protección.

Al adquirir un EPI, debemos asegurarnos de que lleve el marcado CE. Si es una mascarilla, un guante o una prenda contra microorganismos, debe llevar los cuatro dígitos del organismo de control. Debemos rechazar cualquier EPI que no lleve el marcado CE, o cuyo marcado CE presente anomalías de forma.

Al adquirir un EPI, debemos asegurarnos de que incluya los marcados requeridos, como pictogramas, frases de aviso, o indicaciones de uso.

Al adquirir un EPI, debemos rechazar los EPI que se entreguen sin folleto informativo, o con el folleto informativo que no esté en español.

4 ¿Por qué es importante adquirir y usar sólo EPI conformes a la legislación vigente?
Los requisitos de salud y seguridad del Reglamento (UE) 2016/425 están destinados a que los EPI ofrezcan una protección sólida a los usuarios, a la vez que su uso no ponga en riesgo la salud y seguridad del usuario. La información que nos dan los marcados y folleto informativo nos permitirá seleccionar el EPI que cumple los requisitos del Reglamento (UE) 2016/425.

Sólo un EPI conforme a los requisitos del Reglamento (UE) 2016/425 nos protegerá de los riesgos para los previstos por el fabricante. Sólo con la información que nos proporcionan los marcados y el folleto informativo, podremos usar el EPI en la forma prevista por el fabricante y para los usos previstos por el fabricante.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn