PANTER SPORTY
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Hoy he seleccionado una película que realmente me llama mucho la atención, toca muchos, muchos temas. Me refiero a Now You See Me, nosotros la vimos como: Ahora me ves. Recordemos la frase favorita de Los ilusionistas “Nada es lo que parece o simplemente nada es lo que parece”. Un nuevo reportaje de nuestro colaborador El Bricolador Enmascarado.

No sabría definir su género, entre misterio, ciencia ficción, acción. Pero el resultado es realmente bueno, un film de dirigido por Louis Leterrier del año 2013, que está protagonizado por cuatro magos muy especiales , J. Daniel Atlas (Jesse Eisenberg), Henley Reeves (Isla Fisher), Jack Wilder (Dave Franco), y Merritt McKinney (Woody Harrelson). Todos tienen algo en común, reciben una misteriosa carta para reunirse en un lugar, misterioso, bajo la protección de un secreto benefactor. Para tras un año de preparación, presentarse al público de Las Vegas, con un truco increíble, robando un banco en Paris al mismo momento. El show está patrocinado por un gran magnate de los seguros, Arthur Tressler (Michael Caine). Lo que provoca que entre en acción el Agente del  FBI Dylan Rhodes (Mark Ruffalo), junto a la agente de la Interpol Alma Dray (Mélanie Laurent). Pero no son capaces de probar nada.

Más tarde, en New Orleans, le roban a ese gran magnate de los seguros 140 millones de Dólares, son los cuatro Jinetes, vuelven locos al público. Para entrar en contacto con una organización secreta de magos, llamada "The Eye", que parece que está tras todo este montaje. Mientras el antiguo mago Rhodes, intenta desacreditarlos.

Se suceden los trucos, los efectos increíbles de magia,… hasta llegar al final, donde roban un camión con una caja fuerte repleta de dinero El final, el secreto de la película, naturalmente no os lo voy a revelar, es algo que tenéis que lograr cada uno, sería una pena deciros como acaba, pero es una sucesión de efectos especiales, ideas originales,… para dar un final muy inesperado.

Como de costumbre, quiero preguntaros que tiene esto que ver con nuestro sector, con nuestro mundo. Pues la verdad, mucho, muchísimo. No olvidéis, la frase “Nada es lo que parece o simplemente nada es lo que parece”, o bien, “Ahora me ves”. Por desgracia ambas frases son muy comunes, muchos de nuestros negocios no son lo que parecen, son, como invisibles, por lo menos a primera vista. Cuantas veces cuando entramos en una tienda de ferretería, o a una de bricolaje pensamos esto no tiene buena pinta. O esa otra idea, aquí no voy a encontrar lo que busco, simplemente por lo que nos muestran no es lo más atractivo del mundo. O porque lo que vemos no tiene nada que ver en la temporada en la que estamos. No hay escaparates adecuados, no hay ofertas interesantes.

En la magia el público ve lo que el mago quiere mostrar, lo que en una mano muestra desvía la atención sobre lo que él quiere hacer el truco realmente. La pena, es que no sabemos que es lo que realmente queremos mostrar al público, no somos conscientes de cuál es nuestro mejor truco, cual es nuestra mejor versión.
En una primera cita, no sería ideal, acudir en chándal, no cuidar nuestro aspecto, no llevar un pequeño presente, no mirar bien que palabras vamos a usar. Pues bien, cada vez que entra un cliente en las tiendas, es su primera cita con nosotros. Hagamos que nuestro primer truco de las cartas llame su atención, genere su interés, que quiera ver hasta el final de la actuación. Démosle lo que quiere ver. Que nuestro escaparate, sea ese reclamo, que la entrada en la tienda llame su atención, para que no deje de centrar su visión en todas las maravillas que queremos mostrarle.

Que quede iluminado por propuestas atractivas, sencillas, pero repletas de magia. Que llenar sus sentidos de sensaciones sea la tarea de cada primera cita, que desee volver en breve a vernos por haber quedado prendado de nuestros trucos. Que la distracción breve, pero original, haga que todos los sentidos se llenen de luz, de mágicas sensaciones.

Los Cuatro Jinetes les dieron a sus fans lo que querían: efectos especiales, sensaciones nuevas, distracciones que les hacían evadirse de la realidad… Todo era diferente, todo era maravilloso. Demos, dotemos a nuestros lineales de detalles especiales, únicos, demos unos estímulos diferentes a nuestros clientes, para que deseen comprar aquellas cosas que ponemos a su disposición.

Nos hemos de sacar conejos de las chisteras, ni barajas de cartas, solo pensar que la primera impresión es la mejor, es la única, la que marcará nuestra relación con el consumidor. Dotemos de magia, de ilusión a la vida que demos en la tienda. Con luz, con color, con saber sentir lo que solo encontrará en nuestra tienda

Recuerda, nada es lo que parece… o tal vez sí, por que ahora me ves ¿no?

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn