PANTER ECO
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
SURUS WEB
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Saber que hacer en cada momento, en cada instante es esencial, igual que el protagonista, que sabe mover sus cartas, en las apuestas del partido, o en las arriesgadas acciones con el dueño de la escudería. No saber a qué juegas, ni contra quien juegas, solo hará que pierdas la a apuesta, la partida, sin ganar nada, perdiéndolo todo. Un nuevo artículo de nuestro colaborador, el Bricolador Enmascarado.

Hoy, vamos a hacer referencia a una película, con cierto encanto, es Focus, película del 2015, escrita y dirigida por Glenn Ficarra y John Requa. Es protagonizada por Will Smith, Margot Robbie, y Rodrigo Santoro. Nos narra la historia de un experto timador Nicky Spurgeon (Will Smith), que casualmente conoce a Jessy Barret (Margot Robbie), una inexperta timadora, con la que entabla una especial relación. Ella intenta que él le enseñe el oficio. Nicky le cuenta acerca de cómo su padre, un estafador llamado Bucky Spurgeon, fue obligado a dispararle a su abuelo cuando una estafa falló, una maniobra que él llama "el Botón de Pánico de Toledo".

Se reencuentran en Nueva Orleans, para la celebración de la superdome. Ambos forman parte de una sofisticada organización, que estafa, roba, y sustrae dinero de mil formas diferentes. Una vez acabada la semana van al partido, donde tras múltiples peripecias, apuestan todo el dinero ganado, contra un apostador asiático, hasta ganar el doble de los que habían ganado. Realizando una trama muy elaborada para que dicho apostador pierda. Tras el partido, Nicky abandona a Jessy.

Tres años más tarde, se vuelven a encontrar, en Buenos Aires. Él trabajando para trabajando para el multimillonario dueño del equipo automovilista Rafael Garriga (Rodrigo Santoro). Ha de fingir se un descontento ingeniero, que presuntamente ha de vender secretos de dicho equipo. Ambos retoman su relación. Nicky no solo tima a Garriga, sino que vende los secretos reales y no ficticios, al resto de los equipos, lo que hace que gane mucho dinero. Garriga, enfadado, molesto, hace que los capturen, por lo que Owens, el jefe de seguridad de Garriga, le dispara, dejándolo mal herido. Pero no todo es lo que parece, como él dice, “hay que distraer la atención, para robar en donde el pardillo no mira”.

Ahora como siempre nos preguntamos, ¿qué tiene que ver esto con nuestro sector, con nuestra gente? Pues, como siempre mucho, muchísimo. De hecho, yo diría que muchas cosas.

La primera que se ve en la película es que la preparación, la organización, es vital. Conocer a tu rival, a tu cliente es la esencia de todo el negocio de Nicky y su gente. Si no hubiesen estudiado al apostador oriental, nada hubiese sido posible. Estudiar el sector del que formas parte es esencial, saber que se mueve, que se cuece en ello, es como no querer saber porque respiras.

Y es que formamos parte de este especial sector, de este mercado tan diferente. Si solo pasamos por esta carrera profesional sin aportar nada, sin saber nada de lo que vemos, sin entenderlo, no seremos más que simples peones de un tablero de ajedrez, que son comidas por las que tenemos al lado, por ser mayores, por ser mejores.

Si vamos a visitar a un cliente, sin saber que consume, que compra, que necesita, no seriamos más que un simple apostador, que no sabría que ganar, a que jugar.  Si queremos ser los mejores, los diferentes, a todo lo normal, a todo lo llano, hemos de formarnos, dar importancia a lo que aparentemente no la tiene,

Cada detalle cuenta, cada nueva etapa debe ser aprendida. Es como todo el equipo en esa semana, trabajan en equipo, suman los unos a los otros, al final gana el equipo. Pero por un motivo muy sencillo, cada uno es un profesional en su campo, porque están a la última en sus conocimientos, dando a la última tecnología el valor que tiene, sirviéndose de ella. Jugando a su favor, con todo aquello, que distrae “al pardillo”, para llevárselo a su terreno.

No en vano, siempre nos han llamado los viajantes, los vendedores de humo, los encantadores de serpiente, aquellos que eran los buhoneros de las épocas medievales. Pero si eres el mejor, si estas a la última, no solo captaras la atención del cliente, sino que serás capaz de saber quién, es, como piensa, como siente. Serás capaz de solucionar sus problemas, sus dudas, sus necesidades. Pero lo más especial, serás tremendamente necesario para él.

Saber que hacer en cada momento, en cada instante es esencial, igual que el protagonista, que sabe mover sus cartas, en las apuestas del partido, o en las arriesgadas acciones con el dueño de la escudería. No saber a qué juegas, ni contra quien juegas, solo hará que pierdas la a apuesta, la partida, sin ganar nada, perdiéndolo todo.

Solo basándonos en la experiencia de otros tiempos, sin ponernos al día, seremos un reflejo de lo que fuimos, en un mar de tiburones, en donde cada oportunidad que demos a la competencia será un escalón más en donde ellos suban y nosotros bajemos.

Pero no olvidéis, es una estafa nada es lo que parece, nada es lo que creemos ver, nada es lo que el pardillo cree ver. Mientras distrae su atención, tú lo llevas a donde quieres ver. Si no es así, al final, si no eres de los mejores, sino juegas en un buen equipo, serás como la protagonista, que al principio era una pobre principiante sin mucho futuro.

Seamos de los punteros, de los que marquen el estilo, gobernando la apuesta y sabiendo que siempre apostamos sobre seguro a caballo ganador. Seamos el Focus de todo nuestro negocio.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn