PANTER ECO
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
SURUS WEB
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

La esperanza nunca se pierde y la luz al final del túnel, ya se intuye. por fin empiezan a haber ejemplos de empresas que están volviendo a sus orígenes, la fabricación cercana.

Que la competencia es buena, nadie lo pone en duda. Otra cosa es la desleal y casi todo el mundo tiene en mente una empresa que lo representa de manera clara, AMAZON. Pero no seré quién critique esta plataforma de ventas, ni hoy, ni aquí. En cualquier caso el tema da para otro artículo. Si algo hay que reconocerle es que nos ha obligado a poner la vista en la venta online. Y eso como acicate ya es importante.

Ese efecto lo quiero utilizar para que la gente reflexione si eso de: «lo sueño, lo pido, lo tengo» es realmente necesario. ¿Debemos seguir cada día que pasa en esa dinámica de la inmediatez? Nos han hecho creer que ese ritmo es lo mejor para nuestras vidas y cada día que pasa me ratifico en que no están en lo cierto.

Las veces que nuestros distribuidores nos hacen correr, después que su cliente le hace el pedido a última hora de un jueves, para que el lunes sí o sí a las 8 de la mañana esté en su almacén, son infinitas. Luego ese material durmió el sueño de los justos en un rincón, una semana, porque el encargado de turno cambió de opinión y empezó otro trabajo para lo que no era necesario.

Las dinámicas de trabajo, de organización del mismo, es una asignatura pendiente desde hace años, de hecho, esta historia la vengo contando y sufriendo desde que empecé en el sector y a pesar de los avances tecnológicos, seguimos con ella.

Sufría cada vez que iba a visitar a un distribuidor, al ver a dos operarios en su tienda, en busca del último material para ese trabajo que estaban haciendo. Digo sufría, porque aún hoy mis visitas son reducidas, por la actual situación, estamos al final del primer trimestre de 2021 y la pandemia nos sigue marcando los ritmos.

Se repitió hasta el cansancio que la pandemia nos dejaría enseñados. Lo cierto es que respecto a la urgencia permanente, la inmediatez, al «lo sueño, lo pido, lo tengo» no hemos aprendido nada.

Cuando empecé en el sector y había cambios de precios, los clientes aprovechaban para comprar más, porque ganaban dinero con material en las estanterias. De ahí pasamos a vender la historia que los "fabricantes" tendremos el stock necesario, porque hacíamos previsiones de ventas y de compras bastante acertadas y porque el stock lo asumíamos nosotros. Las agencias de transportes eran cada vez más eficientes en el movimiento de mercancías. Pero ahora que colapsó todo, el mercado tiende al frenazo.

Planificación, previsión, control de los tiempos y otras "herramientas" son más necesarias hoy que nunca. El Just in Time tiene cada vez más detractores o al menos los debería tener. Sino que se lo pregunten a la infinidad de empresas del sector que están perdiendo ventas por no disponer de producto, porque la fábrica del mundo (China) se paralizó unos meses y aún no cogió el ritmo.

La esperanza nunca se pierde y la luz al final del túnel, ya se intuye. Por fin empiezan a haber ejemplos de empresas que están volviendo a sus orígenes, la fabricación cercana. Hace unos días una de las empresas que represento y primera marca del sector, anunció la repatriación de una parte de su producción, buenas decisiones para evitar colapsos en el suministro.

Y mientras las empresas en general, y las del sector en particular se den cuenta, de que una vuelta a los orígenes, a la reindustrialización, es más necesaria que nunca, la gente sigue pensando que el efecto Amazon es lo mejor para nuestras vidas. Un monstruo que lo está absorbiendo todo, que cada año que pasa tiene más y más almacenes inteligentes, con millones de nuestros datos de gustos, caprichos o necesidades, a su disposición y al que le compramos sin rechistar el “lo sueño, lo compro, lo tengo”. 

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn