PANTER ECO
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

La resistencia a lo nuevo es alta, dura, resistente. Porque usar esa Tablet nueva, cuando la vieja funcionaba tan bien, se colgaba un poco, pero yo ya sabía cómo funcionaba. Que pereza comenzar a saber cómo funciona el nuevo programa y el nuevo dispositivo. Un nuevo artículo de nuestro colaborador, el Bricolador Enmascarado.

Ya estamos metidos nuevamente en el regreso a la normalidad, dentro de los límites que nos permite la pandemia. Por ello, para este articulo he seleccionado un film del 2009. Hablo de una divertida película, muy recomendable para pasar un buen rato. Me refiero a El Atraco, dirigida por Peter Hewitt, con un buen reparto de viejas glorias del cine, Morgan Freeman, Christopher Walken, William H. Macy, Marcia Gay Harden, Breckin Meyer, Wynn Everett, Sophya Gudelman, Bates Wilder, y Christy Scott Cashman.

La historía narra las aventuras de tres guardias de seguridad de un museo, próximos a su jubilación, tras 30 años de servicio juntos, trabajando con las mismas obras de artes y viéndolas todos los días, y con las que se sienten muy unidos emocionalmente. Cuando el museo decide trasladarlas, a una nueva ubicación en otro museo, los tres deciden tramar un plan para robarlas y devolverlas a sus lugares originales. Es una comedia, divertida, llena de pequeños enredos, que mantiene un cierto misterio hasta su final, que no vamos a revelar, para los que no la hayan visto.

Como siempre, como de costumbre, ¿qué tiene que ver esto con nuestro sector y nuestromercado? Esta pregunta que siempre hacemos, laa verdad es que mucho, hay muchos paralelismos.

Por desgracia, muchos de los miembros de muchas empresas creen que lo anterior, que lo que ya ha pasado es lo bueno, y que lo nuevo no va a ser mejor. La resistencia a lo nuevo es alta, dura, resistente. Porque usar esa tablet nueva, cuando la vieja funcionaba tan bien, "se colgaba un poco, pero yo ya sabía cómo funcionaba". Qué pereza comenzar a saber cómo funciona el nuevo programa y el nuevo dispositivo.

O como no, hemos oído, que si las instalaciones de aquel almacén eran mucho mejor que ese nuevo en donde no me dejan entrar. "Si yo me lo pasaba muy bien recorriendo los pasillos, viendo a los amigos, tomando el café con ellos en el bar del polígono".

O como no, que hacen esos nuevos directivos del grupo de compra, quieren cosas demasiado novedosas, muy raras, con lo bien que me entendía con los anteriores. "Que tenían sentido, que no hacían cosas que no entendían, porque no pueden volver y si puede ser a las antiguas oficinas, que me quedan más cerca de casa".

Nada es perfecto, pero la evolución de las cosas, los cambios, las mejoras requieren un proceso de aprendizaje, de transformación, de ser y querer ser parte de ese cambio.

O bien, cómo voy a buscar clientes nuevos, no hay, no se abren nuevos leads, no quiero, no me apetece cambiar rutas, abrir nuevas puertas. Ya hago lo que sé, lo que se debe. Pero cuando uno de esos grandes falla, todo se derrumba. Toda zona, toda cartera de clientes, ha de ser alimentada con nuevos clientes, con nueva sabia, sino nos quedaremos sin recursos ante imprevistos.

Que decir, de aquel nuevo programa para controlar los gastos, "pero si yo siempre he pasado esto a mano, ahora, foto, informe, enviar, poner fechas… ufff así no hay quien pueda". Frases que en muchos casos, avanzar o mejorar es un dilema muy grande

O aquellas tiendas en donde cambiar presentaciones, estanterías nuevas, diferentes formas de presentar el producto es un gran esfuerzo. Porque no olvidemos el cliente busca una experiencia de compra, no acto de espeleología en una tienda sin luces, sin precios, sin criterios.

No podemos vivir en y por el pasado, sin dejar que el aire nuevo de las cosas, nos de la oportunidad de ser mejores, de explorar nuevas perspectivas. Sabemos que nuestra zona de confort es muy amplia, segura, equilibrada, que el salto al vacío de lo nuevo puede ser arriesgado, generar dudas e inseguridades.

No miremos con recelo a lo que no entendemos o desconocemos. Si no evolucionamos o aprendemos dejamos de ser seres vivos e inteligentes, para pasar a ser simples animales de costumbres sin ambición de mejora.

Cuando el ser humano deja de aprender, deja de estar motivado. Dejemos a un lado, lo pasado, lo antiguo, seguramente fue bueno, pero quien se queda en ello, se queda fuera de juego, fuera de su sector y puede que sin negocio o trabajo. Que no sea un cuadro guardado en un almacén, en una caja sin nombre, sin que nadie reclame para que se ponga en una sala en donde exponerte.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn