PANTER ECO
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

A lo largo de todos estos años, he recibido infinidad de propuestas de empresas para representar sus productos. desde aquí vaya mi agradecimiento.

En este mundo actual de los "business", donde lo primero que preocupa a las empresas es, si cumples el budget. Donde las figuras del "Key Account", "Area Manager", "Sales Manager" a veces se sobreponen y uno creo que sobran oficiales y falta tropa. Cuando muchos no entienden qué es el "know how" de la empresa. Destaca por encima de todos esos términos el de "Headhunters". Y la verdad es que en la mayoría de las ocasiones, que alguien con esa posición se haya puesto en contacto conmigo, ha servido de bien poco, para ambas partes.

Hace pocos días me contactó el último. A través de mi perfil de LinkedIn, muy amable, después de haber indagado en mi información, me mandó un mensaje porque tenía una propuesta que podría ser interesante. Siempre escucho nuevas propuestas, nunca cierro puertas. Primero, porque nunca sabes si te llega "el trabajo de tu vida" y segundo, porque es una forma de conocer si la competencia te busca, señal que estás haciendo tu trabajo bien y porque es una muy buena fórmula de conocer cómo se está moviendo el mercado.

A lo largo de todos estos años, he recibido infinidad de propuestas de empresas para representar sus productos. Desde aquí vaya mi agradecimiento. En algunas ocasiones han sido empresas de la competencia, pocas en realidad. Quizás porque saben de mi implicación con las empresas con las que trabajo, no me gusta cambiar de fichas en medio de la partida. Aunque en alguna ocasión lo hice, no fue plato de mi gusto. Pero la premisa es que el negocio del Agente Comercial, no se vea menguado.

En muchas de esas ocasiones, han sido los mismo clientes, que, a la pregunta del jefe de Ventas de turno, ha dado mi nombre. En estos casos, uno tiene que sentirse orgulloso de ello. El cliente, ese quien nos marca los ritmos, nos aprieta, exige, nos abronca en ocasiones, acaba reconociendo que uno es bueno en su trabajo y en vez de querer perderte de vista, le gusta que representes a nuevas firmas, para seguir consiguiendo beneficios comunes. Claro que a lo mejor es que piensa "vale más loco conocido, que cuerdo por conocer", aunque estoy convencido que no es esa la razón.

Otra de las figuras que nos "promocionan", son los mismos jefes de Venta que a pesar de estar constantemente insistiendo en "el objetivo", las cifras, las visitas, ofertas y demás, sigue creyendo que hizo un muy buen fichaje y que es de justicia que no sea sólo él quien te acapare para su empresa. Claro que quizás te esté poniendo a prueba. Quiero pensar lo primero.

Y luego los compañeros, esos con los que coincides en las diferentes Convenciones y acabas haciendo una buena relación y con quien intercambias tus cuitas, preocupaciones, éxitos y fracasos. Claro que algunos te utilizan para pedir tu ayuda con aquella empresa que anhelan, pero que cuando le pediste ayuda con aquella que te quería echar y efectivamente lo hizo, ni caso.

En definitiva, lo importante es que estés en el mercado o como una vez le escuché a alguien "en el candelabro" por el candelero. Y es que visto lo visto, headhunters hay de muchos tipos y en definitiva lo importante es que tengas una entrevista.

P.D.: Lectura recomendada. Una historia de una época. Los días de Alejandría de Dimitris Stefanakis.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn