PANTER VIBATECH WEB
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Que sin ese sabio consejo del que descifra el jeroglífico del medallón, no tenemos nada. Somos un sector de autodestrucción, no de creación, nos gusta más restar que sumar. Nos encantan las islas, en lugar de los botes remados por muchos compañeros. Queremos llegar los primeros, aunque no sepamos muy bien para quién.

Hoy hemos buscado en el baúl de los recuerdos, o más bien en alguna arca perdida. Y es que, me refiero a una de esas películas, que todos, todos hemos visto, otra de las obras maestras de Lucas y Spielberg. Son los reyes midas del cine del siglo XX. Además, cuenta con uno de los mejores actores, H. Ford, que ambos conocen muy bien de anteriores trabajos juntos. Para mí es una película que me recuerda otros tiempos, que forma parte de nuestra historia y del cine. En Busca del Arca Perdida, un film estadunidense, de 1981.

Narra las aventuras del super arqueólogo Indiana Jones en su lucha contra las tropas Nazis, en su afán por robar reliquias del pasado, que les permitan ganar la II Guerra Mundial. Fue la película más taquillera de todos los tiempos hasta entonces.

La historia de la película nos lleva hasta 1936, en pleno inicio de la expansión Nazi. Buscan a toda costa el Arca de la Alianza, donde se guardan los 10 Mandamientos, que se cree que tienen poderes sobrenaturales. Según alguna leyenda puede eliminar a ejércitos enemigos. Jones es enviado por su gobierno para impedir que esto pase. Las mil y una aventuras de Indiana, van desde las montañas del Tíbet, pasando por la jungla, hasta llegar a las orillas del Nilo en Egipto.

Es todo un sinfín de aventuras, a toda velocidad, sin parar un minuto. Con cierto toque de humor, jugando con los mal entendidos, con escenas un tanto cómicas, pero mantiene la atención del espectador durante toda la acción. La escenografía, la música, son geniales, una obra del séptimo arte.

Como siempre, la pregunta, ¿qué tiene esto que ver con nuestro sector? Tiene que ver en muchos aspectos.

El primero, ¿no necesitaría nuestro sector una Arca de la Alianza? para firmar la paz, para recobrar los origines del asociacionismo de la ferretería, para valorar quienes son los verdaderos compañeros de viajes. Cada vez quedan menos, deberían ver que les unen, no que les separa, que les puede hacer más fuertes y no más débiles. ¿Serían capaces de ver que su enemigo no es quien está a su lado, sino quien viene a imponerles cosas, a arrebatarles lo que tienen? Que esas tropas de ocupación Nazi, quieren quitarles cosas, que no van a dejar prisioneros, que quieren el control total. Que solo la unión va a poder conseguir, que esa Arca cuando se abra no arrase con todo, que todos los males que lleva en su interior al ser liberados arrasen con todo lo bueno conocido.

“Que solo juntos pueden recuperarla, que solo unidos son más fuertes, que solo corres más, pero con el grupo llegaras más lejos”, esta frase tan repetida por gurús y grandes pensadores.

Se pueden subir montañas, escarbar en tumbas, cruzas océanos, pero solos, no llegaremos a nada. Hay que ver cómo hay uniones o fusiones, que nos van a aportar, no ver solo lo que nos van a quitar. Solo no podemos seguir por el desierto del Siglo XXI. Nos quedaremos sin ese caballo que corre tras el camión que nos quitó el arca. Que sin alguien que nos ayude a cruzar esa montaña helada, nos congelaremos.

Que sin ese sabio consejo del que descifra el jeroglífico del medallón, no tenemos nada. Somos un sector de autodestrucción, no de creación, nos gusta más restar que sumar. Nos encantan las islas, en lugar de los botes remados por muchos compañeros. Queremos llegar los primeros, aunque no sepamos muy bien para quién.

Dicen que cada uno llevamos un entrenador de fútbol dentro, y en cada ferretero hay un comprador y un presidente de una cooperativa. O al menos eso oigo a diario. Si yo pudiese, haría esto o aquello. Eso sí, luego a la asamblea para que voy a ir.

Seamos un Indiana, con nuestro sombrero, con nuestro látigo, pero que busquemos un bien común, que nos aporte más, que nos dé más. Siempre va a haber alguien que nos quiera arrebatar nuestro tesoro, nuestra arca, pero solo si somos un equipo, si nos ayudamos, podremos combatir esa amenaza que no duerme, que no descansa, que está 24 horas siete días a la semana para que no podamos descansar.

Toma tu sombrero, tu caballo, tu bolso, tu látigo, lucha sin descanso, busca tu pieza del ídolo en la selva, o en el Himalaya, pero hazlo siempre con la mejor compañía. Las victorias en soledad no tienen el mismo valor.

¿No es cierto profesor Jones? ????

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn