PANTER VIBATECH WEB
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Los momentos clave para preparar la hierba de cara a la temporada estival son la primavera y el verano y las dos tareas fundamentales consisten en airear y escarificar.

Para tener un césped bonito y sano del que poder presumir en verano, hay que hacer algo más que cortarlo. Desde Bosch, recuerdan que hay 2 técnicas fundamentales si se quiere tener un césped exuberante y verde: el escarificado y el aireado, cuya clave reside en la regularidad.

El correcto mantenimiento del césped es una tarea sencilla si se cuenta con las herramientas y los accesorios adecuados para ayudarnos en el proceso. En ese sentido, es recomendable equipare con un cortacésped, un rastrillo, un cubo o compostera si se opta por aprovechar los residuos vegetales, abono y un sistema de riego básico.

La diferencia entre airear y escarificar

Los aireadores están equipados con diminutas púas de acero unidas a un tambor, que van haciendo pequeños agujeros en la tierra para aflojar el césped, evitando que se vuelva espeso y enmarañado.

La escarificación tiene similitudes con el aireado, pero es más intensa. El escarificador marca el césped mediante pequeñas cuchillas de acero, ayudando a eliminar malas hierbas, musgo y paja sin dañar las raíces del césped. Este proceso solo debe realizarse dos veces al año, con lo que requiere poco esfuerzo, pero ofrece grandes resultados.

Es importante escarificar y airear el césped en otoño, ya que estas técnicas contribuyen a la oxigenación, captación de agua y nutrientes, permitiendo que la hierba respire mejor y se regenere.

Antes de comenzar a airear o escarificar, es fundamental cortar el césped a una longitud de unos 4cm. Para esta tarea, el CityMower 18V de Bosch se presenta como una herramienta idónea gracias a su reducido peso y la altura de sus empuñaduras, diseñados especialmente para jardines urbanos. Un truco para lograr que crezca más sano es dejar el césped algo más largo en otoño y el verano: en otoño, mayor longitud de las briznas, mayor absorción de luz durante las escasas horas de sol; en verano, si el césped se corta con poca longitud, se deshidratará, por lo que hay que cuidar que las briznas sean largas para retener mejor la humedad.

Manos a la obra: airear el césped

Para mantener el césped verde durante más tiempo, la clave es airear varias veces durante los meses de primavera, verano y otoño. Al tratarse de un proceso similar al de cortar el césped, esta tarea resulta muy sencilla.

Para desprender la paja y el musgo solo hay que pasar el aireador en líneas rectas sobre el césped recién cortado y, a continuación, realizar una segunda pasada en ángulo recto con respecto a la primera serie de líneas. Por último, hay que vaciar la caja de recolección en el cubo o el contenedor de compostaje. Al finalizar comprobaremos que se tarda lo mismo en airear que en cortar el césped. Bosch recomienda para esta labor la UniversalRake 900, que incluye las funciones de aireación y escarificación.

El segundo paso: escarificar el césped

Lo habitual es escarificar el césped en primavera tras la última helada para refrescar la hierba tras las inclemencias del invierno y repetir el proceso en otoño. Así, el césped tendrá otra oportunidad de absorber los nutrientes esenciales que lo mantendrán sano a pesar de las bajas temperaturas. En este punto es importante asegurarse de que el césped esté bastante seco antes de comenzar el proceso de escarificación. Bosch cuenta con diferentes escarificadoras, como la UniversalVerticut 1100, que hace el proceso mucho más eficiente y rápido gracias a la potencia de su motor de 1100 W, con una batería eléctrica que evita el consumo de combustible.

El proceso es similar al de aireado, comenzando con un primer pase del escarificador en líneas rectas por toda el área para, a continuación, hacer una segunda pasada en ángulo recto respecto la primera. Al terminar, también se pueden utilizar los restos para realizar compost.

Mantenimiento

Después de airear y/o escarificar el césped, lo recomendable es limpiar la zona con un rastrillo normal. En caso de observar zonas donde el césped clarea, se puede repoblar con una nueva siembra. Por último, para conseguir un tono de verde aún más intenso y mantener el césped sano, hay que aplicar abono y regar con generosidad y regularidad: nuestro césped lo agradecerá.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn