PANTER BRIO WEB
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Sin la información e interés acerca del uso correcto del equipo de protección individual, el minucioso trabajo de selección del EPI adecuado y todo el empeño y dedicación del fabricante para poner en el mercado productos de primera calidad se verán menoscabados por un uso inadecuado o insuficiente.

Existen ciertos sectores o áreas en los que parece que cuanto más se hace, más queda por hacer. No cabe duda de que España cuenta con una sólida industria en torno a los equipos de protección laboral, con empresas de prestigio desarrollando tecnología punta al servicio de las profesiones y oficios más riesgosos. Pero otra cosa es la rigurosidad e interés a la hora de aplicar dichos desarrollos, a lo que se suman otros factores no tan fáciles de identificar. Al final, las cifras de accidentalidad hablan por sí solas.

Tal como se puede ver en el último informe de la Subsecretaría de Empleo y Seguridad Social (Subdirección General de Estadística), del 29 de diciembre de 2017, todas las categorías relacionadas con los accidentes de trabajo crecieron de enero a octubre de 2017 en comparación con el mismo periodo del año anterior, mostrando una variación positiva tanto de forma absoluta como en porcentaje, con excepción de los accidentes con baja “in itinere” de tipo mortal. Ya advertía El País de esta tendencia en alza en un artículo publicado en agosto de 2016, titulado “La siniestralidad laboral aumenta con la recuperación”.

Según afirmaba el texto, el número de accidentes laborales creció un 12,3% desde 2012, cebándose particularmente con las mujeres. Mientras que los sindicatos señalaban la precarización de las condiciones de trabajo como causa del aumento, el Gobierno abogaba por una mejora de los controles y la patronal señalaba el aumento de la actividad económica como principal causa.

Y hay más. En 2016 la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos concluyó en su informe sobre "Calidad del Empleo" en los países ricos que España había sido en 2013 el segundo país (tras Grecia) con menos seguridad laboral y calidad del empleo de los países miembros de la OCDE (los más ricos del mundo). Y el país en el que más se deterioró la situación entre 2007 y 2013.

¿Pero qué es un epi y dónde está el problema?

Los Equipos de Protección Individual (EPIS) son aquellos dispositivos o medios de los que dispone una persona con el objetivo de protegerle contra uno o varios riesgos que puedan afectar a su salud y seguridad.  Según datos del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT), cerca del 40% de los trabajadores deben utilizar obligatoriamente algún tipo de EPI, principalmente en los sectores de construcción, industria y agricultura. Sin embargo, desde la institución indican que un 10% de ellos no los utilizan.

Desde ASEPAL, Asociación de empresas de equipos de protección individual, han advertido sobre la falta de una percepción de riesgo en algunos puestos de trabajo, lo que provoca a menudo el olvido de los equipos de seguridad, incrementándose el número de siniestros. En este escenario, el sector agrario y la construcción son los más deficientes en el uso de equipos de seguridad: De julio de 2016 a junio de 2017 el índice de incidencia de accidentes mortales en el trabajo en el sector agrario fue de un 10,6 (70 accidentes mortales), seguido del sector de la construcción con un 9,9.

"Aunque son ámbitos donde en muchos casos el riesgo de accidente es mayor y por desgracia ocurren siniestros que no hubieran sido posible evitarlos, existe aún falta de conocimiento y formación sobre el uso correcto de los EPIS”, asegura Luis Gil, secretario general de Asepal.

Para la entidad la conclusión es clara: “Sin la información –y nosotros agregaríamos el interés– acerca del uso correcto del equipo, el minucioso trabajo de selección del EPI adecuado, realizado por el responsable en prevención de riesgos, y todo el empeño y dedicación del fabricante para poner en el mercado productos de primera calidad se verán menoscabados por un uso inadecuado del EPI”.

Fabricantes, la oportunidad

Pese a este escenario, los fabricantes no se han sentado a esperar una mejora en las condiciones, la generan activamente ellos mismos. Tal como señalábamos al principio, quienes se dedican al desarrollo y comercialización de equipamientos de seguridad han sabido poner a disposición de las empresas responsables modernos equipamientos –amén de capacitaciones y un sinfín de actividades relacionadas– capaces de hacer frente a casi cualquier situación. Las cifras de crecimiento para la edición que se celebra en febrero de este año de SICUR, Salón Internacional de la Seguridad, bien puede servir para tomar el pulso a una industria que no para de reinventarse. Cuando aún faltaban tres meses para su celebración, los organizadores ya avisaban de un incremento global de expositores del 12%, con crecimientos en sus tres sectores: Security, Contra Incendios y Emergencias, y Seguridad Laboral. Y es que “el  avance tecnológico  ofrece un amplio campo de actuación para este sector que trabaja permanentemente en el desarrollo de nuevos equipos, soluciones y servicios en materia de prevención y protección”. Todo un contenido que se complementará con el programa de conferencias, debates  y jornadas informativas,  Foro SICUR, así como  exhibiciones, demostraciones, pruebas de producto y una nueva convocatoria de la Galería de Nuevos Productos, que ofrecerá un acercamientos a las líneas de avance e investigación en las que trabaja el sector.

El mensaje es claro: invertir en seguridad vale la pena

Celebrada en octubre de este año en Düsseldorf, Alemania, la Feria Internacional y Congreso de Seguridad y Salud en el Trabajo (A+A 2017) quiso enviar un mensaje claro a los más de 67.000 visitantes profesionales que llenaron sus pasillos: Invertir en la salud y seguridad de los trabajadores vale la pena.

Un total de 1.931 expositores de 63 países dieron un paso más allá en torno al tema subrayando la importancia de fomentar un enfoque holístico de la prevención que tenga en cuenta todos los aspectos de la gestión de la salud ocupacional, la seguridad y el diseño del lugar de trabajo. “La A + A une fuerzas con sus socios“, resumió el director gerente de Messe Düsseldorf, Joachim Schäfer. “La digitalización ya no es solo algo para el futuro, ahora ha penetrado virtualmente en todas las áreas de la vida y el trabajo, como también el Internet de las Cosas que ahora une millones de herramientas y recursos en todo el mundo”.

La 31ª edición de A+A se repartió en nueve pabellones que ocuparon, por primera vez, 70.733 m2. Con un 40% de visitantes internacionales, provenientes de más de 100 países, la feria ha conseguido subrayar su relevancia para el sector. En palabras de Schäfer, “estamos orgullosos de haber podido enviar a los mercados de todo el mundo señales fuertes e impulsos clave para el debate político”. “En este contexto, el nuevo aspecto de A + A y su enfoque se ha centrado en lo que verdaderamente importa: las personas”, continúan desde la organización de la feria.

El buen clima de inversión y el interés de los visitantes profesionales en equipos de protección individual de alta calidad y ropa de trabajo protectora fue confirmado por un estudio realizado en el mercado alemán para equipos de protección individual publicado durante A+A 2017 por la firma de investigación de mercado Macrom. Este estudio mostró que el volumen de todo el mercado alemán de EPIS creció entre 2014 y 2016 en un 9,2% hasta un total de 1,97 millones de euros. La mayor cuota de mercado la alcanzó la ropa de trabajo de protección, que también se usa cada vez más en la esfera privada. Respecto a esto, Birgit Horn, director de A+A 2017, señaló que “si bien la ropa de trabajo protectora en el pasado era generalmente incómoda y no particularmente de moda, el personal de hoy está bastante dispuesto a mostrarse en público vistiendo esta ropa. Gracias al desarrollo de la ropa de alta tecnología en los sectores deportivos y de ocio al aire libre, las personas ya no tienen que privarse de un diseño superior y un rendimiento óptimo. Esto también fue confirmado por los más de 200 expositores de Corporate Fashion y se completó con desfiles de moda de nuevo diseño.

Dupont: ‘Podemos hablar de un nuevo escenario más riguroso’

Luis Ortega. Responsable DuPont Protection Technologies, España y Portugal

- ¿Cómo ven el mercado de la seguridad laboral en España? ¿Se puede hablar de un nuevo escenario?
En la actualidad, y desde hace unos años, se ven dos tendencias claras. Por un lado y en lo que respecta a la estructura de mercado, existe una mayor concentración a nivel de fabricantes y distribuidores de equipos de protección individual, que está dando como resultado empresas de mayor tamaño por medio de adquisiciones. También está ocurriendo con los distribuidores, ya que grandes empresas, no necesariamente de este sector, están adquiriendo empresas locales de distribución de EPIS sea para crecer o para posicionarse dentro de este sector. La consecuencia es que hay empresas que tienen un gran portfolio de productos y ofrecen un contrato local, regional o incluso global, convirtiéndose en proveedor “único” de su cliente (generalmente grandes/medianas empresas).

Por otro lado, en lo referente a los cambios normativos, el próximo 21 de abril quedará derogada la Directiva 89/686/CEE y entrará en vigor el nuevo Reglamento (UE) 2016/425. Esto implica cambios en las responsabilidades de los fabricantes y, a partir de ese momento, implica también nuevas responsabilidades para distribuidores e importadores. En cuanto a los campos donde se hace más hincapié, hablamos de documentación técnica y trazabilidad.

Dentro del nuevo reglamento me gustaría destacar el paso de los equipos de protección frente a riesgos biológicos de Categoría II a Categoría III (riesgo mortal o permanente).

Si a todo esto le sumamos la nueva ISO 45001: Sistemas de gestión de la seguridad y la salud en el trabajo, no cabe duda que podemos hablar de un nuevo escenario más riguroso.

- ¿Qué demanda el mercado en la actualidad? ¿Cuáles serán los desafíos del futuro?
 El mercado es cada vez más exigente, no se conforma con cualquier cosa. No sólo demanda el cumplimiento de la normativa vigente, que simplemente marca unos mínimos, sino que va más allá y exige la prueba de que esos EPIS protegen contra lo que se dice que protegen. No es lo mismo una salpicadura de agua oxigenada que de ácido sulfúrico concentrado y, sin embargo, la normativa te dirá que necesitas un traje anti-salpicaduras (Tipo 6). Es decir, generaliza para todo tipo de compuestos químicos.
Por otra parte, en cuanto a equipos se refiere, la demanda es muy clara. Se solicitan EPIS que, sin disminuir en nivel de protección, sean lo más ligeros y cómodos posible. En un clima como el nuestro dónde las temperaturas son más bien elevadas, el hecho de tener que llevar elementos adicionales en el cuerpo (mascarillas, guantes, trajes, casco, etc…), a veces durante toda la jornada laboral, hace que llevar estos EPIS sea en muchas ocasiones bastante penoso. Por tanto, el desafío presente y futuro está en el desarrollo de EPIS que, sin disminuir el nivel de protección necesario, nos aporten un mayor confort a la hora de realizar las tareas.

- ¿Qué aporta su empresa a este mercado? ¿Cuáles son sus puntos fuertes?
DuPont de Nemours ha sido la referencia mundial en seguridad laboral desde hace más de 200 años. Como tal, ha sido el espejo en el que muchas empresas se han mirado a lo largo de todo este tiempo. Este liderazgo también ha llevado consigo una responsabilidad, la de ofrecer lo mejor al mercado, es decir, productos con la “garantía DuPont”. Así, marcas como Tyvek, Tychem, Nomex y Kevlar son líderes en el mercado de la protección y su nombre es sinónimo de seguridad y también de garantía. La empresa que adquiere productos de estas marcas sabe que podrá “dormir” tranquila, previo asesoramiento de nuestro personal que aconsejará sobre el nivel adecuado de protección según el riesgo.

- ¿Podemos esperar nuevos desarrollos en el corto plazo?
Seguro. Si en algo ha destacado por encima de todo DuPont de Nemours en sus más de 200 años de historia es precisamente en I+D. Con sus más de 4.000 científicos en todo el mundo y sus más de 30.000 patentes, podemos estar seguros es que continuará en esa línea. Concretamente, en nuestro negocio de protección química y biológica de Tyvek y Tychem se lanzan un mínimo de 2-3 nuevos productos cada año y tenemos lanzamientos programados para los próximos años.

Deinsa: ‘La salud laboral, un paso más en prevención de riesgos laborales’

Manuel Martínez, director general de Deinsa

Sabemos de primera mano que la correcta aplicación de un adecuado plan de protección de riesgos laborales asegura no sólo la integridad física de los empleados, sino que esto además revierte en una productividad mayor y un más elevado nivel de satisfacción del trabajador para con la empresa, que vela por su seguridad.

Sin embargo, no se nos escapa que la seguridad laboral es un concepto muy amplio que engloba múltiples y diversos aspectos. Uno de los más importantes son los riesgos psico-sociales, ajenos a equipos de protección individual de ningún tipo, pero capaces de dañar igualmente la salud del trabajador. Y no solamente a nivel psíquico, sino que se ha demostrado que éstos pueden ocasionar trastornos físicos como subidas de tensión, neuralgias, dolores musculares, disfunciones gástricas, trastornos circulatorios, respiratorios y/o cardiovasculares, envejecimiento prematuro y un largo etcétera.

Este tipo de riesgos psicosociales puede surgir a raíz de una mala gestión del trabajo y las emociones por parte del trabajador, pero lo más frecuente es que se revelen como el síntoma más patente de organizaciones enfermas. Empresas donde proliferan los casos de mobbing (acoso laboral), burn out (síndrome del trabajador quemado), estrés, depresión, ansiedad…
Por ello, desde Deinsa queremos destacar la importancia de un concepto en alza, afortunadamente, en el sector como es el de las “empresas saludables”. Compañías comprometidas, no sólo con la seguridad del trabajador sino, a un nivel más global, con su salud de forma integral. Porque la salud de un trabajador apela a su felicidad (dentro y fuera del espacio laboral). Se trata de empresas que trabajan por reducir el estrés de sus empleados apostando por una mayor calidad en su organización y una adaptación ajustada de las tareas asignadas.

En este aspecto están especialmente volcadas no pocas compañías en la actualidad que fomentan el deporte entre sus empleados, incluso organizando carreras y actividades relacionadas. Y es que la práctica de actividad física de forma regular es una de las mejores maneras de fomentar la salud física al tiempo que se reducen los niveles de estrés. Todo ello sin olvidar una alimentación saludable, que es otro de los aspectos que una empresa enfocada en lograr una óptima salud laboral para sus trabajadores no ha de descuidar.

Son cada vez más las firmas que suman a sus actividades programas de concienciación sobre nutrición, además de aplicar éstos de forma práctica en los menús a los que accede de manera diaria su plantilla. El consumo diario de frutas y verduras frescas, en detrimento de los alimentos procesados, las harinas refinadas y un exceso de cafeína mejora nuestras defensas, protegiéndonos de enfermedades comunes como resfriados y gripes, pero también de otras más graves como patologías cardiovasculares o la obesidad (considerada por la Organización Mundial de la Salud como la epidemia del siglo XXI).

Es tarea y compromiso de todos apostar por esta nueva tendencia empresarial que beneficia tanto a empresarios como trabajadores y que supone una opción inteligente, ética y rentable de negocio.
(Deinsa, experta en EPIS y ropa de trabajo, lleva 30 años dedicada a la prevención de riesgos laborales).

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn