PANTER BRIO WEB
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Su pequeño tamaño proporciona comodidad y ergonomía de manejo, cuenta con un sistema de limpieza en dos pasos: primero el pulverizador y segundo el GlassVAC.

GlassVAC es el primer limpiador de cristales a batería de Bosch, la marca utiliza su experiencia en el sector de automoción y la traslada al hogar. La escobilla del GlassVAC dispone de “Power Potention Plus”, una innovadora tecnología de escobillas con recubrimiento de polímero que, hasta ahora, se utilizaba únicamente en los limpiaparabrisas de Bosch para automóviles. El sistema garantiza que la escobilla limpiacristales se deslice sin esfuerzo sobre la superficie, ya que apenas crea fricción, de modo que los molestos chirridos y rayas se conviertan en problemas del pasado. La escobilla es también robusta, a la vez que resistente, y más duradera que las convencionales de goma.

GlassVAC permite unos resultados óptimos de limpieza tanto en ventanas interiores y exteriores, superficies de cristal, azulejos, espejos o mamparas de ducha, e, incluso, al aspirar vertidos líquidos. Al mismo tiempo, el limpiador a batería cuenta con un diseño excepcionalmente compacto. Con una altura de tan sólo 20 centímetros, es un 30 por ciento más pequeño que otros modelos existentes en el mercado y, además, permite aspirar cerca de los bordes de las ventanas.

GlassVAC está preparado para ser utilizado en cualquier momento y realizar una limpieza de ventanas y superficies lisas en tan sólo dos pasos. En primer lugar, hay que mezclar el detergente con el agua dentro del pulverizador y aplicarlo sobre la superficie, siendo válido cualquier detergente convencional. La boquilla pulverizadora se puede ajustar para adaptar la cantidad que se desea aplicar a la superficie. Al mismo tiempo, se puede limpiar hasta la suciedad más difícil con el paño de microfibra integrado, que puede quitarse fácilmente para su lavado. El pulverizador se adapta cómodamente a la palma de la mano y puede apoyarse sobre su amplia base de modo seguro. En segundo lugar, se enciende el limpiador GlassVAC, se coloca contra la ventana y se empieza a aspirar. La herramienta ofrece dos cabezales para las diferentes aplicaciones y superficies: 133 milímetros y 266 milímetros de ancho. El depósito que almacena el agua sucia, puede vaciarse de manera rápida y sencilla abriendo el tapón de goma y vaciando el contenido.

Otras características del limpiador de cristales GlassVAC son su luz LED integrada, que muestra la carga de la batería, y su cargador micro USB. Para garantizar la seguridad durante su uso y prevenir posibles caídas involuntarias, el producto incluye también una correa para la muñeca.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn