Panter septiembre 2018
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
LAVOR Tienda Diferente
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

¿Cuantas empresas conocemos y sabemos que tendrían mayor beneficio y aportarían un mayor beneficio a sus accionistas, si se uniesen a otros grupos?, nuevo artículo de opinión nuestro colaborador Diego Luis, Fundador y Director General de Black T.

Reconozco que me ha pillado de sorpresa. Leyendo el periódico (si aún leo los periódicos de papel) he visto que dos grandísimos rivales como son ASDA y Sainsbury´s han decidido fusionarse para generar una cadena de 11.300 millones de euros de facturación y hacer frente por un lado a Tesco, número uno hasta ahora, y a Amazon, gran pesadilla de Wallmart matriz de ASDA.

Mike Coupe, CEO de Sainsbury’s y Roger Burnley CEO de ASDA, han dado una imagen ejemplar, siendo prácticamente seguro que Mike Coupe, sea el nuevo CEO del grupo. Pero hay algo que no ha sido tan claro, se han levantado muchas voces criticando que papel han jugado los dos CEOs y cuál ha sido su beneficio personal. Creo que todos hemos leído más de una vez que prácticamente cualquier ser humano tiende a maximizar su beneficio… nadie añade que no el de la empresa para la que trabaja.

Winston Churchill dijo una vez, que un político comienza a ser estadista cuando se olvida de las siguientes elecciones y empieza a pensar en su país. Con las empresas ocurre lo mismo, un buen CEO, es el que deja de pensar en su propio beneficio para pensar en el de la empresa.

Cuantas empresas conocemos y sabemos que tendrían mayor beneficio y aportarían uno mayor a sus accionistas, si se uniesen a otros grupos. Ventajas logísticas, de imagen, de compras,… pero son los propios gestores de estas empresas los que lo impiden en ocasiones porque simplemente se quedarían sin trabajo.

Estoy pensando incluso en las grandes constructoras, que en muchas ocasiones para conseguir un concurso unen sus fuerzas en lo que se conoce como Unión Temporal de Empresas (UTE), atacando temas concretos…no he oído que ninguna empresa se esté planteando unirse a otra para mejorar su logística por ejemplo, o su sistema de cajas.

En el caso que nos ocupa han sido “los Rothschild”, una de las familias más importantes en la economía mundial, los que se han encargado de “propiciar” esta unión. En el caso de Sainsbury´s y ASDA, los dos CEOs han salido beneficiados tanto personal como profesionalmente. Creo que es una reflexión interesante, también para nuestro sector.

Estamos en un momento de transformación importante de nuestro comercio, tenemos “la saga” de El Corte Ingles, que parafraseando a Tip y Coll “la próxima semana hablaremos de El Corte Ingles” o los cambios en los interproveedores de Mercadona, que cada vez van perdiendo más peso en sus lineales (sin hacer ruido). Y no olvidemos, el Director General de Amazon España ha decido dejar su cargo. Mientras, hay otros sectores del comercio que por el contrario mantienen la calma.

Orson Wells introdujo en la película “El tercer hombre” una frase que no se encuentra en la novela homónima de Grahan Greene: “En Italia, en 30 años de dominación de los Borgia no hubo más que terror, guerras y matanzas, pero surgieron Miguel Ángel, Leonardo da Vinci y el Renacimiento. En Suiza, por el contrario, tuvieron 500 años de amor, democracia y paz. ¿Y cuál fue el resultado? El reloj de cuco”.

No hace falta recurrir a las guerras y las matanzas, pero si demostrar que estas vivo.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn