Panter septiembre 2018
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
LAVOR Tienda Diferente
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Nuevo artículo de opinión e nuestro colaborador Diego Luis Martín Ordoño. Señores Amazon va a caer. No hay empresa que dure 200 años y personalmente no quiero ser agorero, pero hay cosas que durante este mes me han llamado la atención.

Tengo muy mala memoria, pero un periodista ruso hace unos 10 años acuño el termino Feudalismo Digital, refiriéndose a los señores de la información Google, Facebook y Twitter. Señores feudales a los cuales rendimos pleitesía y por supuesto como empresas pagamos religiosamente tributos llamados ‘publicidad’.

Por lo que he estado observando, este estado de las cosas ha evolucionado y posiblemente donde más pueda notarse es en la contratación y ejecución de sus estrategias de recursos humanos. Estos días aparecía publicado en el diario El Confidencial un artículo que se firmaba como: “Así me infiltré en Amazon y Uber y sufrí su pesadilla laboral: Te tratan como escoria, entrevista a James Bloodworth”. No voy a comentar si el trato es mejor o peor que en otras empresas, pero si cada vez hay más gente colaborando de una manera directa o indirecta con este tipo de empresas, Amazon, Uber, Globo, etc.  Los trabajadores de las empresas de servicios logísticos, cobran unos salarios bajos, que a su vez invierten muchas veces en compras en el propio Amazon. Por si no lo saben, El Corte Ingles tiene un porcentaje ‘interesante’ de auto-ventas a sus propios empleados. Esto no es bueno ni malo en sí, pero sí que la capacidad adquisitiva de estos trabajadores vaya a la baja. Y sobre todo su insatisfacción, porque eso hace perder clientes por un efecto de contagio social.

¿Y qué pasará en el momento en que los almacenes se roboticen? JD.com ha llegado a una alianza con Google, y tiene desarrollados en China almacenes que, gestionados con 4 personas son capaces de surtir 200.000 pedidos diarios. Supongo que serán los chicos de mantenimiento.

¿Amazon ya no está en la punta de la tecnología? Podemos seguir tirando de este hilo en otro artículo. Los señores se someten o “Amazon bueno para comprar, malo para vender”. Otro de los puntos de reflexión es como los fabricantes (los otros grandes señores de este negocio) en muchas ocasiones se meten dentro de estos distribuidores casi a cualquier precio.  He escuchado durante estos días a diferentes fabricantes, que están ofreciendo a Amazon condiciones más ventajosas que a otras empresas no digitales. Y la verdad es que posiblemente no hayan caído en ello, pero si suman el precio de venta real a las devoluciones, las exigencias de servicio,… muchos de ellos se lo pensarían dos veces. Pero está de moda rendir pleitesía a Amazon y muchos de ellos ni se lo plantean. Es curioso cómo se establece la relación mediante correos electrónicos, la mayoría de ellos no contestados, albaranes rechazados cuando realmente han sido recepcionados, devoluciones de mercancía sin dar explicaciones, etc.

Hagan cuentas, yo empecé a hacerlas cuando un colaborador muy querido me soltó en medio de una reunión “Amazon bueno para comprar, malo para vender” El cliente si gana. El éxito sigue siendo su maravillosa logística y su increíble catálogo.  Según la revista Forbes el 43% de las ventas por internet en Estados Unidos corresponden a Amazon. 80 millones de hogares tienen contratado el servicio Premium, casi el 64% de los hogares de este país.

Mientras estos datos se sigan manteniendo es muy difícil que Amazon deje de existir, pero todas las empresas de distribución, tienen bajo mi punto de vista, tres grandes pilares, sus clientes, sus trabajadores y sus proveedores. Si dos de los tres pilares fallan es muy difícil mantener un modelo de negocio. Salvo que el modelo sea: ‘yo gano y tu pierdes’.

Por último una reflexión, estamos en plena Revolución Industrial, no sé si la 4.0, o la 5.2, pero si hay un cambio significativo en la cadena de suministro, la propia Hardwar Business Review habla de la muerte del “Suplain Chain Management”. El exponer los productos y los precios a una transparencia cada vez mayor va a hacer que muchas cosas se modifiquen en poco tiempo. La gran reflexión no está en lo que va a ocurrir en estos aspectos para mi la reflexión se centra en nuestros clientes.

Nuestro objetivo es siempre vender a cada vez más clientes, más artículos de más valor. Si una parte importante de los clientes cobran cada vez menos o dejan de tener trabajo el acceso a nuestros productos será cada vez más difícil, venderemos menos artículos, a menos gente y de menos valor y para esto como fabricantes y como distribuidores si tenemos que estar preparados, por que crecer va a ser cada vez más difícil.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn