Panter septiembre 2018
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
LAVOR Tienda Diferente
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Nuevo artículo de nuestro colaborador Diego Luis Martín Ordoño, fundador y director general de Black T. Últimamente, tengo la sensación de ser un agorero y tras uno de mis últimos artículos en el que hablaba de los problemas en Amazon, hoy le toca a las redes sociales.

Los adolescentes son ahora hiperconscientes de su adicción móvil y los patrones de consumo de aplicaciones y cada vez están cortando más el hábito de utilización de estas redes. Esto está dando lugar a un gran éxodo de aplicaciones antiguas como Facebook, Twitter e incluso Instagram en favor de aplicaciones de nicho que son peer-o video-Centric. YouTube y Snapchat son las grandes ganadoras.

La era de la confianza en la que recibíamos nuestras noticias en las Redes Sociales está cayendo, gracias a todos los casos de manipulación que poco a poco van saliendo a la luz.

La confianza en las redes sociales se ha roto y Silicon Valley nunca volverá a ser el mismo y el entusiasmo por las próximas oleadas de tecnología cambia de California a China. Según The Economist, 46% de los residentes del área de la bahía dicen que planean salir del área en los próximos años, el coste de la vida en el área subió del 34% en 2016. Además, las aplicaciones en China no han llegado a su Edad de oro y queda mucho por hacer en este país.

El éxodo de las redes sociales sigue aumentando
Los consumidores occidentales en Norteamérica y Europa parecen particularmente propensos a dejar las Redes Sociales como un ejercicio de reducir el inútil consumo digital, por ejemplo Apple ya ha incluido limitadores de tiempo de uso en sus IPhone de muy buena aceptación entre sus clientes.

Al mismo tiempo, los Milllennials y los GenZ (postmillennials) se están centrando en las aplicaciones de video. Esta es una noticia nefasta para Facebook, Twitter y LinkedIn y su era puede estar llegando a su fin.

Para disminuir este efecto, Facebook está trabajando en una aplicación de citas (tipo Tinder) y en Blookchain para recuperar su confianza.

Según el informe bianual (CMOs de Forbes), el gasto en Redes Sociales ahora representa el 13,8% del presupuesto total de publicidad de las marcas, pero solo un tercio de las marcas recuperan la inversión. Sólo 24,7% de las marcas son capaces de demostrar el impacto de su inversión cuantitativamente, y el 39,3% no puede mostrar su impacto en absoluto.

Este dato me parece especialmente significativo, no solo por el nivel de exigencia que se tiene sobre la rentabilidad de estas inversiones, sino por la falta de rigor en la valoración de los medios “no digitales” y ese es el gran cambio que queda pendiente.

Tiempo para crecer y mudarse de apps
Existe una desincronización entre las Redes Sociales y las ventas y no se corresponde el gasto con los ingresos, especialmente ocurre en empresas muy pequeñas que se están quedando sin la capacidad para llegar al cliente objetivo. Hemos oído muchas veces que o se está en la primera página de Google o no existes. Por ello contratar especialistas, que sepan optimizar la inversión, se convierte en imprescindible, y esto hace que pocas sean las empresas capaces económicamente de llegar a este punto.

La muerte de las Redes Sociales
¿Qué haremos después de las aplicaciones inútiles y las Redes Sociales? No está claro, con suerte volveremos a vivir vidas más equilibradas y satisfactorias. Pero si podemos saber que:

- La política envenenada, la desinformación y la recolección de datos significan una brecha en el contrato social con los usuarios. Lo consumidores son cada vez más conscientes de que están aportando a estas marcas y lo poco que reciben a cambio. El descenso en el uso de Facebook es un símbolo de un Internet corrupto.
- Snapchat se establece para crecer aún más rápido que Instagram entre los adolescentes.
- La ceguera publicitaria y los bloqueadores de anuncios se encuentran en un nivel máximo; en muchos aspectos, las marcas básicamente están “dando dinero” (que no invirtiendo) a Facebook y Google, y en Instagram están llegando “influencers” con baja capacidad de compra.
- Las marcas para justificar sus inversiones sobreestiman "a su comunidad" e "influencers". Muchas de esas comunidades y métricas están ajustadas a las necesidades de crecimiento de las Redes, no de la inversión publicitaria, ni de los resultados empresariales. Las Redes Sociales, se jactan de crecer en usuarios, pero los KPI que se utilizan no están suficientemente ajustados, es el equivalente a pensar que cada visitante en una tienda es un cliente, si en potencia, pero hay que desglosarlo aún más.
- 2 millones personas menores de 25 años dejarán de usar la red social este año, según eMarketer. Por primera vez, la mayoría de los internautas estadounidenses de entre 12 y 17 años no usarán Facebook una vez al mes este año.
- Google está vendiendo más Google Home más rápido que Alibaba en 2018, pero esa tendencia podría no durar para siempre.
- Amazon tiene un juego más fuerte de Direct-to-Consumer aquí y será capaz de 'robar' anuncios de pago a Facebook y Google.
- Mientras tanto, Facebook ha dejado de ser algo Cool entre las generaciones más jovenes. Instagram es más como un juguete para compartir experiencias que una puerta de entrada para los consumidores.

Pero ninguno de ellos llega a demostrar que sean generadores de CLIENTES reales y rentables. Estamos en un callejón sin salida digital.

RIP a Facebook, Twitter, LinkedIn y amigos, tenemos que considerar que el mundo podría estar mejor sin ellos.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn