PANTER WEB JULIO 2019
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
LAVOR 2019
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Grupo Almansa reúne algunos consejos para la elección de las ventanas de aluminio, priorizando la calidad, el color, el estilo del edificio y la seguridad.

Las ventanas son una parte fundamental del hogar, oficina o proyecto, tanto en términos de presupuesto como de apariencia. Aunar ambiciosos pensamientos sobre estilo, forma y diseño con la partida destinada para elegir las ventanas de aluminio adecuadas no es tarea fácil. Si bien el aluminio es siempre una opción más que segura de material debido a sus marcos elegantes, líneas de visión delgadas y una fuerza impresionante, su naturaleza altamente configurable nos ofrece una gran cantidad de opciones de personalización que a menudo pueden parecer perturbadoras.

Grupo Almansa, expertos en aluminio han reunido algunos consejos sobre cómo elegir las ventanas de aluminio adecuadas para un hogar, oficina o proyecto:

1. La edad del edificio marcará el estilo de la ventana más apropiado. Antes de comenzar cualquier reforma es importante determinar la fecha en la que se construyó el inmueble. Si la intención es reemplazar las ventanas por otras que mantengan el carácter establecido, las opciones se reducen drásticamente. La buena noticia es que, independientemente de la antigüedad del edificio y su estética, el aluminio es un material capaz de replicar casi cualquier estilo existente, al tiempo que ofrece las ventajas y beneficios actuales. Así, las propiedades más antiguas disfrutarán gracias a este material de un estilo de hoja deslizante o rasante sin ningún temor a fugas de calor o corrientes de aire, mientras que las viviendas más modernas pueden disfrutar de diseños muy flexibles como hojas abatibles.

2. Resistencia y calidad de las ventanas de aluminio. Existe una sorprendente variedad en la calidad del aluminio utilizado. Las ventanas de aluminio son famosas por su resistencia y durabilidad, permitiendo el uso de grandes paneles de acristalamiento, y con unos acabados inmejorables. “El aluminio de buena calidad debe tener un acabado perfectamente liso y uniforme, mientras que el de mala calidad puede tener picaduras cuando se calienta el perfil durante el recubrimiento en polvo”, explican desde Grupo Almansa, que advierten que hay que estar atento a estos detalles. 

3. Consigue el aspecto correcto con el tono de color adecuado. Un número casi infinito de tonos de color pueden recubrir los marcos de las ventanas de aluminio, lo que facilita la evocación de la estética deseada. Desde los tonos únicos como el rojo oscuro, el azul océano y el verde provincial hasta los colores clásicos como el gris de la fuerza aérea y el negro vulcanizado… Cada ventana de aluminio es totalmente personalizable, así que debemos aprovechar esta ventaja a nuestro favor.

4.  Apuesta por proveedores de calidad. La forma en que se coloca la ventana puede variar mucho de un proveedor a otro. Por ejemplo, cuando se trata de sistemas compuestos, que combinan dos materiales, generalmente madera en el interior y aluminio en el exterior, debemos asegurarnos de que los elementos del marco interno y externo sean distintos (en lugar de que incluyan un marco de madera revestido en un aluminio). También debemos preguntar cuál es el origen de los elementos clave y dónde se fabricaron realmente.

5.  Especial atención a la seguridad. Las ventanas de aluminio son reconocidas por su excepcional seguridad. Independientemente de cómo elijamos el diseño de las ventanas de aluminio, todas deben venir integradas con el bloqueo de puntos múltiples para lograr una mayor tranquilidad. Así, los ‘visitantes indeseados’ serán rechazados con éxito, y cualquier estilo estético establecido se mantendrá gracias a la integración de seguridad inteligente.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn