PANTER WEB MAYO 2019
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
LAVOR 2019
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Esta podría ser una frase que se podría sacar de la saga del “señor de los anillos” pero que podría aplicar a cientos y cientos de establecimientos ferreteros de este país. Es algo que por desgracia, es demasiado común, demasiado dañino para este canal y negocio.

Cientos de ferreterías, con muchos metros dedicados a tener estanterías, muchas con los productos super bien colocados y listos para poder ser cogidos, pero por desgracia, el mostrador, ese maldito mostrador, les barra el paso. En algunas tiendas, la zona de libre paso no supera los 4 metros cuadros. Aprisiona al consumidor, no le deja salvo intentar sortear paquetes, cosas que le puede caer encima, pero en ningún caso ver y seleccionar productos.

Es como un pequeño zulo, la negación total del marketing, de la venta por impulso. Todo lo contrario a una experiencia confortable de compra. Además condena al que quiere comprar a colas interminables, a esperar y a esperar, incluso para un simple paquete de pilas. ¿Cuántas personas están dispuestas a esperar 25 minutos o más por un simple paquete de pilas, cuando en cualquier otra opción de libre servicio sería apenas 5 minutos?

Con este sistema de venta, las ofertas, las promociones no son lo que han de ser, ni rentables, ni nada que se pueda parecer a orientar al cliente a aquello que queremos vender.

Nos limitamos a tener una tienda de una media de 100 metros cuadrados, a apenas un mostrador de 4 metros cuadros. Solo nos limitamos a despachar lo que nos piden, somos un simple robot que da lo que quiere al que nos visita. Es una venta de Hulla Hop… giramos hacia derecha o izquierda nuestro cuerpo para tomar aquellas cosas que nos quieran comprar.

Pero lo más penoso de todo es el motivo de muchos propietarios para no ‘abrir’ sus tiendas, para no dar un paso adelante en el futuro, “es que si pongo estanterías me van a robar”. Esta frase no es por el barrio, por la clientela, es simplemente por no hacer algo elemental, modernizar la tienda, abrir la luz a este espacio. Cientos de tiendas carecen de luz, de espacio, de oferta clara.

En algunas es hasta peligroso poder moverse entre los cientos de paquetes, que se acumulan, que no hacen más que minúsculo, ese espacio de la entrada de las tiendas, al igual que el mostrador, que se reduce a que tres o cuatro personas puedan acceder a ellas.

No es comprensible, salvo en su atrasada mentalidad. Eso sí, las quejas de que una u otra cadena venda más, que ellos cada vez menos, que internet,… no faltan.

No saben poner en valor la cercanía, el consejo que ellos ofrecen, ni el gran saber de muchos años de mercado. Están dejando que cientos de negocios mueran, sin invertir nada. Es un sector, que a diferencia de farmacias, panaderías, tiendas de ropa, de deporte,… parece que no quiere evolucionar. No sale a ver que hay más allá de su ‘tesoro de su mostrador’.

Es una pena, pero cuando ves una tienda de 200 mts2. Bien montada con todas las estanterías super bien puestas, con el producto bien distribuido, pero con apenas 2 metros de mostrador lo barren todo al paso. No llegas a entender cómo el miedo a que le roben algo (que cuando te pones a hacer números no sería más del 2% sin poner los medios adecuados), hace que no aumenten minimo un 30% las ventas. Del mismo modo, eso haría que no hiciera falta 5 personas atendiendo al mostrador y tampoco que los clientes tengan que esperar mucho, mucho rato. Un pequeño análisis que parece imposible que lo vean, una pena. Pero a Igual que a aquel protagonista del “Señor de los Anillos”, su tesoro le podría costar la vida…

Hay que evolucionar o nos quedaremos enterrados tras ese mostrador.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn