PANTER WEB JULIO 2019
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
LAVOR 2019
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

En España, según el Observatorio del Hábitat de Leroy Merlin, la mitad de las viviendas tiene balcón, mientras que un tercio tiene trastero y/o terraza. Así que, “si eres de los privilegiados que disponen de este espacio, utilízalo inteligentemente y disfruta de la satisfacción de cultivar por ti mismo”, proponen desde Leroy Merlin.

Cultivar un huerto propio en casa puede traerte numerosos beneficios “desde conectar con la tierra y tener un espacio de relax y desconexión, hasta una actividad extra para compartir en familia mientras obtienes frutas y verduras más frescas y saludables”, explican desde Leroy.

Se trata de algo sencillo y que no requiere una gran inversión. Se pueden usar macetas, recipientes específicos para huerto urbano o minihuertos verticales. Según el Observatorio del Hábitat de Leroy Merlin, al menos 50% de las viviendas españolas poseen balcón, mientras 30% posee trastero y/o terraza.

Basta colocarlos en un lugar soleado, sembrar y dedicarles a los cultivos unos pocos cuidados. En unas cuantas semanas podrás disfrutar de hortalizas y verduras, Leroy Merlin da tres claves para hacerlo:

1. Asegura el sol
Si quieres cultivar un huerto en una terraza, patio o balcón es indispensable conseguir la mayor cantidad de luz posible para las hortalizas. Lo ideal sería una exposición continua al sol, pero como eso no siempre es posible en los espacios al aire libre de una vivienda urbana, busca un lugar que reciba al menos 5-6 horas de sol directo al día. Una orientación sur o suroeste es lo ideal.

2. Ten siempre agua a mano
Contar con un grifo próximo a los recipientes donde se cultiva el huerto es clave para que resulte fácil regar. Si no cuentas con un grifo en la terraza o balcón puedes recurrir a un depósito de agua con programador, al que se le acoplan mangueras con goteros. Recuerda que las plantas que se cultivan en contenedor necesitan más agua que las que viven en el suelo.

Hay realizar riegos frecuentes, pero en menor cantidad para evitar el encharcamiento. Como norma general, tendrás que empezar a regar una vez al día a partir de la primavera, pero ten en cuenta que la frecuencia debe variar según la época del año, el tamaño y el tipo de plantas, la meteorología y la densidad de plantación en cada contenedor.

3. Escoge los recipientes y contenedores adecuados

¿Sabías que un huerto de solo 3m² puede dar una cosecha para satisfacer las necesidades de una familia de 4 miembros? El espacio no es un límite. Lo que debes tener claro es el tipo de recipiente o contenedor ideal para el espacio del que dispongas. Por ejemplo, las macetas que usas habitualmente para tus plantas ornamentales sirven también para cultivar hortalizas, los sacos de rafia son muy ligeros y llevan asas para poderlos transportar fácilmente de un sitio a otro y, así, pasando por mesas de cultivo con patas, cajones de cultivo y hasta mesas de plantación para suelos. Escoge la que mejor se adapte a ti.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn