PANTER WEB JULIO 2019
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
LAVOR 2019
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Apostar por la protección de los trabajadores implica un gasto pero no debe entenderse como una pérdida. Pese a que España sigue registrando una de las peores cifras de siniestralidad de la unión europea, resulta indudable que ha habido grandes avances en el ámbito de la protección y seguridad laboral. Ahora, es importante recordar que la prevención es un tema que no sólo compete a las empresas, también a sus trabajadores y a la administración.

Según las estadísticas de accidentes de trabajo publicadas por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, en los primeros once meses de 2018 el número de accidentes de trabajo con baja en nuestro país fue de 399.312, un 3,6 % más que en el mismo periodo de 2017, mientras que el de accidentes de trabajo sin baja fue de 482.449, un 1,2 % menos. De los accidentes que implicaron baja, se produjeron 2.629 graves y 327 mortales.

Para la Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual, Asepal, se trata de cifras “preocupantes”, “que ponen de relieve que aún es necesario incidir en la concienciación sobre seguridad laboral y la utilización de los equipos de protección individual”. Pese al indiscutible rol que juegan los equipos de protección individual a la hora de evitar accidentes laborales, “no todas las empresas y profesionales autónomos conocen a fondo los EPI existentes, sus funciones y la obligatoriedad de uso”, señala Luis Gil, secretario general de Asepal. Es por ello que desde la asociación piden a empresas y trabajadores “ser conscientes de la importancia de usar los elementos adecuados de protección según su actividad diaria”. “Además, el Gobierno debe impulsar nuevas políticas para reducir y prevenir los accidentes laborales”, añade Gil.

Ahora, pese a que España sigue a la cola de la Unión Europea en materia de seguridad laboral, en 2018 se llevaron a cabo algunos avances para reforzar la legislación vigente, siendo uno de los más relevantes la aplicación del nuevo Reglamento Europeo 2016/425 sobre condiciones de comercialización de los Equipos de Protección Individual, que sustituye a la directiva 89/686/CEE, en vigor hace más de 25 años (más información sobre el nuevo reglamento en el recuadro 1) *.

ACCIDENTALIDAD LABORAL POR SECTORES
La industria manufacturera es la actividad con mayor número de accidentes con baja: 41.105. El sector del comercio y de la construcción se sitúa en el segundo y tercer puesto, con 29.580 y 26.010 accidentes respectivamente.

El sector servicios es el que más accidentes laborales mortales ha registrado. La tasa de mortalidad ha disminuido en todos los sectores menos en la industria (40 fallecimientos), construcción y el sector agrario (29 y 23 accidentes laborales mortales respectivamente).

SEGURIDAD, APUESTA GANADORA
Se suele decir que todo accidente puede ser evitado. Tal vez lo más correcto sería decir que todo accidente puede ser minimizado. Y esa es precisamente la función que cumplen los EPI, actuar cuando el accidente ocurre: no sobre el origen del riesgo sino sobre la persona que lo sufre. Constituyen el último recurso preventivo para resguardar la salud y seguridad del trabajador, siendo un elemento al que debe recurrirse cuando no es posible evitar o controlar el riesgo en origen o asegurar una protección colectiva eficaz. Así lo establece la Ley de Prevención de Riesgos Laborales en su artículo 15.1, que detalla un orden de medidas a adoptar, colocando en tercer lugar la protección a la persona. Así, por ejemplo, sólo si no es posible sustituir una máquina ruidosa (medida 1) ni poner un cerramiento antirruido (medida 2) se debe recurrir a los protectores auditivos (medida 3).

Ahora, precisamente por este rol fundamental que cumplen los EPI, de ‘barrera final’, resulta imprescindible consolidar un cambio de mentalidad que incluya a los propios trabajadores, muchas veces reacios a utilizar un equipamiento que les pesa, entorpece o incomoda. Y, por el lado de las empresas –y autónomos–, no se trata solamente de cumplir con lo mínimo exigido, sino de seleccionar el equipo adecuado según cada puesto o necesidad, así como formar a los trabajadores sobre los riesgos de su puesto y funciones y sobre la correcta utilización de los EPI. Apostar por la seguridad y la protección de los trabajadores implica un gasto, sí, pero nunca una pérdida. Bien comprendida -y gestionada-, la seguridad aporta valor a un negocio. Todo lo contrario que un accidente.

Muchos ya lo entienden así, y pese a las estadísticas de accidentalidad resulta indudable que nuestro país ha dado grandes pasos en los últimos años en cultura preventiva, habiéndose generado una mayor toma de conciencia en torno a la importancia de la protección y seguridad laboral. Esto se ve reflejado no sólo a nivel de producto, sino también en un crecimiento en el mercado de los servicios relacionados con la seguridad laboral.

SECTOR SERVICIOS: EVOLUCIÓN AL ALZA
Según el Observatorio Sectorial DBK de Informa, el volumen de negocio derivado de la prestación de servicios relacionados con la seguridad y la salud laboral (servicios de prevención ajenos, auditoría, consultoría y formación) registró un nuevo crecimiento en 2017, en un marco de aumento del número de ocupados (+2,6%) y de mayor cumplimiento de las obligaciones de prevención por parte de las empresas.

Así, el valor del mercado alcanzó los 985 millones de euros, con un crecimiento del 3,7% respecto al año anterior. Asimismo, en 2018 se observa un mantenimiento de la tendencia al alza del mercado, estimándose un incremento –a falta de datos definitivos– de alrededor del 4%, con lo que el negocio habría superado los 1.000 millones de euros.

Por otra parte, el informe señala que el aumento de la fuerza laboral y la mayor concienciación sobre los beneficios de la actividad en el ámbito de la seguridad y salud laboral permitirán una mayor contratación de servicios complementarios de carácter voluntario, como el asesoramiento, la formación u otros tipos de auditoría distintos de la reglamentaria.

En cuanto a las empresas acreditadas para operar como empresas de Servicios de Prevención Ajenos, en septiembre de 2018 se registraban 397, si bien no todas se encontraban activas. Esta cifra se ha reducido a la mitad desde 2009.

El sector se completa con un conjunto de empresas que prestan otros servicios como consultoría, asesoramiento, formación e implantación de sistemas de prevención de riesgos laborales. Por su parte, unas 170 empresas se encuentran autorizadas para efectuar auditorías de sistemas de prevención internos.

El sector ha seguido inmerso en los últimos años en un fuerte proceso de concentración de la actividad, con la desaparición de pequeños operadores tras su adquisición por empresas de mayor tamaño o su cierre. La cuota de mercado conjunta de los cinco primeros operadores se sitúa ya en torno al 55%, alcanzando el 65% al considerar a los diez primeros.

¿A QUIEN AFECTA EL NUEVO REGLAMENTO SOBRE EPI?
El 21 de abril de 2019 el Reglamento (UE) 2016/425, sobre condiciones de comercialización de los Equipos de Protección Individual (EPI), será de plena aplicación en toda la UE. Es decir, que a partir de esa fecha todo EPI que se ponga en el mercado de la UE deberá ser conforme al Reglamento EPI.

Si bien ya existen en el mercado EPI que dan cumplimiento al nuevo Reglamento, los EPI que cumplen con la Directiva 89/686/CEE y que fueron puestos en el mercado antes del 21 de abril seguirán siendo parte de la oferta comercial por un tiempo, pudiendo ser adquiridos con el mismo grado de confianza que los conformes al Reglamento, ya que sus niveles de seguridad son prácticamente los mismos.

El Reglamento EPI introduce una serie de modificaciones en cuanto a requisitos y responsabilidades de los agentes económicos, principalmente con el fin de adaptar las condiciones de comercialización a la nueva realidad del mercado, pero no afecta a los usuarios ni a los EPI ya en uso. Así lo explica Asepal en su blog:

“El Reglamento EPI aclara, en su primer artículo, que el Reglamento aplica a los requisitos de diseño y fabricación de los EPI, y a las normas para su comercialización. Por lo tanto, es preciso reseñar en que el Reglamento (UE) 2016/425 regula solo la comercialización, no el uso. Por lo tanto, su aplicación finaliza en el momento en el que el usuario final adquiere el EPI para su uso”.

“Así pues, los usuarios no deberán realizar absolutamente ningún tipo de operación relativa a los EPI que ya están usando, o sobre los que están en sus propios almacenes a disposición de los trabajadores. Del mismo modo, no es necesario solicitar a sus proveedores que les demuestren que los EPI que están en uso siguen siendo conformes con el Reglamento EPI, ya que los requisitos, las exigencias y el alcance de la Directiva, o el Reglamento, acabaron en el preciso instante en el que el proveedor suministró el EPI al usuario. Por extensión, las revisiones periódicas a las que deban someterse determinados tipos de EPI, como equipos de protección respiratoria, o equipos destinados a proteger frente a caídas de altura, tampoco se verán afectadas, en ningún modo, por las disposiciones establecidas en el Reglamento EPI”.

“El uso del EPI, y por lo tanto, las responsabilidades del usuario en relación a este asunto, están establecidas en España en el Real Decreto 773/1997 (transposición de la Directiva 89/656/CEE). Según esta disposición legal, las responsabilidades del usuario son: por un lado, la de adquirir los EPI que pueden encontrar en el mercado, asegurándose de que estos cumplen con los requisitos establecidos en cualquier disposición legal o reglamentaria que les sea de aplicación, en particular en lo relativo a su diseño y fabricación; por otro lado, la de utilizar el EPI conforme a las indicaciones expresas del fabricante. Por lo tanto, y si bien es muy importante que los usuarios sepan qué tipo de EPI habrá disponibles en cada momento en el mercado, el Reglamento EPI no les exige ningún tipo de responsabilidad ni en lo relativo a la selección, ni en lo relativo al uso de los EPI”.

Caducidad de los certificados
Respecto a la caducidad de cinco años para los certificados UE de Tipo que introduce el reglamento EPI, tampoco es un tema que deba preocupar al usuario, ya que “el certificado de Tipo es en realidad un documento, cuya función es la de demostrar que el EPI cumple con los requisitos legales de aplicación en su puesta en el mercado. Cualquier comercialización posterior a la puesta en el mercado del EPI no se verá afectada en caso de que el certificado alcance su fecha límite de validez. Por lo tanto, la limitación de la validez de los certificados UE de tipo recogida en el Reglamento EPI es un factor que únicamente afecta a fabricantes (que al poner un EPI en el mercado deben asegurarse de que cumpla con los requisitos esenciales aplicables), importadores (que deben asegurarse de que el EPI que introducen en el mercado cumple con los requisitos aplicables) y distribuidores (cuyas obligaciones se refieren a las disposiciones aplicables en el momento en el que el EPI se puso en el mercado por el fabricante o por el importador, no a las aplicables en el momento de la comercialización en caso de que hayan cambiado)”.
Fuente: Asepal.

‘Safety day’ de Dupont en Madrid
El pasado martes 19 de febrero, en Madrid, se celebró la jornada ‘Avanzando hacia la excelencia en la cultura de seguridad’ celebrada por DuPont Sustainable Solutions (DSS), donde se abordaron diversos métodos y herramientas dirigidos a concienciar y adoptar comportamientos más seguros en el ámbito laboral.

Enmarcada dentro de los denominados Safety Day -que la consultoría de seguridad, productividad y sostenibilidad, celebra de forma periódica en distintas partes del mundo-, la cita madrileña contó con la presencia de más de 50 profesionales de importantes empresas a nivel mundial, entre gerentes de Healthy, Safety and Environmental, gerentes de Operaciones y responsables de Recursos Humanos.

A lo largo de la jornada los asistentes participaron en las dinámicas propuestas y fueron informados sobre los distintos métodos y herramientas que ofrece DSS para desarrollar comportamientos y actitudes seguras entre los empleados, ayudándoles a tomar mejores decisiones en situaciones de riesgo.

El evento se dividió en tres sesiones. Abrió la jornada Luis Jimeno, director de proyectos de DSS, quien se enfocó en el papel del liderazgo en la seguridad y la importancia del desarrollo de aptitudes y habilidades en mandos intermedios para desarrollar un liderazgo eficaz. En la segunda sesión se presentó el programa DuPont Risk Factor, una herramienta basada en la neurociencia concebida para bajar el umbral de aceptación del riesgo personal y aumentar la percepción del riesgo individual. La jornada se cerró con una sesión sobre el papel que juega en la actualidad la innovación digital y su aplicación al ámbito de la seguridad laboral.

DSS ya está organizando sus próximos Safety Day. Los más inmediatos tendrán lugar en Oporto (2 de abril) y Barcelona (14 de mayo) y pronto se abrirán las inscripciones para reservar plaza. Asimismo, la compañía ofrece acceso, a través de su web, a distintos webinars en torno al tema de la seguridad.

SICUR 2018 LE TOMA EL PULSO A LA SEGURIDAD
La última edición de Sicur, Salón Internacional de la Seguridad celebrado del 20 al 23 de febrero de 2018 en los pabellones de Feria de Madrid, cerró sus puertas con “un excelente balance de resultados y crecimientos en todos los parámetros que reflejan el éxito de la convocatoria”, en palabras de sus organizadores. La participación empresarial se elevó a 645 expositores, representando un incremento del 12% respecto a la edición anterior, a lo que se sumó una mayor oferta de novedades en materia de seguridad integral y en cada uno de los sectores representados en el Salón:  Security-Defensa, Seguridad Contra Incendios-Emergencias, y Seguridad Laboral.

Por otro lado, la feria también superó sus expectativas en lo que se refiere a la asistencia profesional, que creció un 3,4% (43.732 visitantes). A nivel nacional, hubo asistentes de todas las Comunidades Autónomas (un 55,23% de los profesionales han sido de fuera de Madrid, lo que representa un 4% más que en su pasada edición), con especial presencia de Cataluña, Andalucía y Valencia. En el capítulo internacional, Sicur registró la asistencia de profesionales de 81 países (8,5% de la cifra total de visitantes). La mayor presencia corresponde a los profesionales del ámbito europeo, con Portugal, Italia, Francia y Reino Unido a la cabeza, así como de los procedentes del área iberoamericana.

Por su parte, ‘Foro Sicur’, el programa de jornadas técnicas, mesas redondas y presentaciones, congregó a 2.500 asistentes en el conjunto de sus 20 sesiones. En este contexto, y con el foco en la ciberseguridad, el nuevo espacio de exposición y jornadas técnicas Sicur Cyber, organizado en colaboración con ISMS Forum, reunió a 400 profesionales.

También fueron novedad las demostraciones DEMO PRL, desarrolladas en colaboración con ADEMI y orientadas a promover las buenas prácticas en la prevención laboral, durante las cuales se presentaron dos supuestos de actuación en directo en diferentes entornos de trabajo, así como las particularidades de uso de los distintos equipos de protección individual y colectiva necesarios.

La innovación fue el denominador común de la oferta presentada a lo largo de los distintos stands de Sicur, y contó con una vitrina de excepción en la Galería de Nuevos Productos que, como en cada edición, mostró una amplia selección de los avances que representan la labor de investigación y desarrollo de las empresas expositoras de la feria. En su última edición la Galería destacó 45 propuestas altamente innovadoras en diseño y tecnología, de las cuales 16 correspondieron al sector Security; 24 a Seguridad Laboral y 5 a Seguridad Contra Incendios y Emergencias.

También contaron con gran éxito de asistencia las exhibiciones de los distintos ejercicios de las unidades caninas de los Mossos d´Esquadra y la de la Ertzaintza, así como la exposición de Vehículos Policiales Antiguos, Retropol VII, que organizó la Asociación Española de Directores de Seguridad.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn