PANTER WEB MAYO 2019
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
LAVOR 2019
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

El marketplace de bricolaje y jardinería ManoMano.es y el especialista en nutrición, Giorgio Calabrese, nos recomiendan qué barbacoa y alimentos debemos elegir y cómo debemos prepararlos para evitar que deje de ser una opción saludable.

Hacer una barbacoa, ya sea primavera o verano, se ha convertido en una tendencia europea y un imprescindible en España. ManoMano.es, el primer mercado online especializado en bricolaje y jardinería, se ha puesto en contacto con el médico nutricionista especializado en la Ciencia de los Alimentos, Giorgio Calabrese, que nos presenta algunos consejos para cocinar en una barbacoa de la manera más saludable posible. En general, cocinar a temperaturas muy altas y con acción directa sobre los alimentos puede producir sustancias químicas nocivas, pero siguiendo las indicaciones del marketplace y del Doctor Calabrese sobre la elección de la barbacoa, el método de cocción de los alimentos y la limpieza, se puede preparar y disfrutar de una parrilla equilibrada, sin poner en riesgo nuestra salud.

¿Qué barbacoa debemos elegir?
La barbacoa permite cocinar de una manera simple, saludable y sabrosa, además "también ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares y contribuye a la lucha contra el aumento de peso", explica Calabrese. En este sentido, se deben elegir productos de calidad y prestar atención a las salsas, guarniciones, aperitivos y bebidas con los que decidamos acompañar el plato principal.

Pero entre una barbacoa de gas, carbón y eléctrica, ¿cuál permite una cocina más saludable? El experto nutricionista explica que "en los modelos de gas, la cocción es 100% saludable ya que el gas no tiene olor y no altera el sabor de los alimentos. Asimismo, una barbacoa de gas emite una cantidad de monóxido de carbono 2000 veces menor que la que emite un cigarrillo, y además no genera humo".

No obstante, no es tanto el tipo de barbacoa sino la manera de prepararla la que tendrá un impacto más directo en nuestra salud. Por tanto, podemos sentirnos libres de elegir la que más se adapte a nuestras necesidades, siempre y cuando respetemos las recomendaciones de preparación y limpieza.

- Barbacoa de gas: la barbacoa de gas combina cocina sana con comodidad de uso. Funciona con gas propano o butano, la placa formada por uno o varios quemadores se calienta muy rápidamente y permite una cocción homogénea y precisa.

- Barbacoa de carbón o de leña: es la barbacoa tradicional; la madera o el carbón le dan a los alimentos un sabor inconfundible, tanto que el tipo de combustible que decidas utilizar puede afectar al sabor de tus platos. Una de las desventajas en este tipo de barbacoas es que debe encenderse con bastante tiempo de antelación y esperar a que la parrilla esté bien caliente para empezar a cocinar los alimentos.

- Barbacoa eléctrica: es la más fácil de usar, solo debes conectarla a la corriente y esperar la temperatura adecuada; no emite humo, por lo que también se puede usar dentro de casa. Sin embargo, los alimentos consiguen mucho menos sabor que los cocinados, por ejemplo, en la barbacoa de carbón.

Consejos de limpieza
Antes de comenzar a colocar los alimentos en la parrilla, es esencial asegurarse de que esté limpia para evitar que los residuos previos se carbonicen durante la reutilización. Lo ideal es limpiar la barbacoa "cuando todavía está caliente y hayamos terminado de cocer los alimentos, para evitar que se incruste la grasa y la suciedad. A continuación, se debe humedecer la superficie con agua caliente, agregar un detergente o jabón específico y luego frotar la parrilla y la superficie de la barbacoa con un cepillo de cerdas metálicas", aconseja el nutricionista.

Es importante, realizar una buena limpieza antes y después de cocinar, esto evitará la emisión de sustancias tóxicas agregadas a los restos de comida, brasas o ceniza presentes en la parrilla.

La elección de los alimentos
La carne y las verduras son dos tipos de alimentos muy adecuados para cocinar en una barbacoa. Algunas verduras asadas son más ricas en antioxidantes que si se ingieren crudas o hervidas ya que, tal y como explica el Doctor Calabrese, "asar a la parrilla puede mejorar los beneficios de ciertas verduras y en otras puede cambiar y mejorar la actividad antioxidante: entre estas, los calabacines, berenjenas, pimientos, patatas, calabaza, espárragos, tomates y muchas más". Con respecto a la elección de la carne, el experto recomienda elegir "solo carnes magras y evitar aquellas con un alto contenido de grasa, como las salchichas".

Preparación de la comida
Antes de empezar a cocinar en la barbacoa, es recomendable preparar los alimentos eliminando todo el exceso de grasa y manteniéndolos fuera de la nevera durante unos minutos a temperatura ambiente. El experto en nutrición aconseja utilizar el horno o el microondas para cocinar parcialmente la carne antes de colocarla en la parrilla “de esta forma puedes eliminar su jugo, evitando el humo o las llamaradas y, al mismo tiempo, reduciendo los tiempos de cocción". Asimismo, la comida no debe estar en contacto directo con el fuego sino colocarse a una distancia de al menos 10-15 centímetros.

En este sentido, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria destaca la importancia de evitar que caigan gotas de grasa sobre las brasas y que la carne se queme para que la combustión no produzca hidrocarburos aromáticos tóxicos.

Cocción de los alimentos
En la actualidad, se sigue discutiendo sobre la cocción correcta de la carne, pero lo cierto es que asar a la parrilla es uno de los métodos más saludables. Es más ligero porque no incluye salsas ni condimentos agregados, garantiza un sabor más apetitoso a los alimentos y conserva mejor algunas propiedades nutricionales. Para garantizar la degradación y la destrucción de bacterias y larvas de parásitos, es bueno que la carne no sea sangrienta ni esté demasiado cocida: "la carne carbonizada de hecho contiene benzopireno y aminas heterocíclicas, ambos compuestos considerados carcinógenos". Para una cocción aún más saludable, es bueno eliminar el exceso de grasa y, cuando esté listo, eliminar las partes más ennegrecidas.

Por lo tanto, siguiendo las recomendaciones e indicaciones de los expertos, se puede preparar una barbacoa de manera fácil, equilibrada, sin poner en riesgo nuestra salud y disfrutando de la comida en todo momento.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn