Panter Summer
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

¿Cómo es nuestro cliente? ¿En qué punto está de transformación digital? Adaptarnos a él, es la principal baza para conseguir los máximos logros en este mundo digital a merced de la omnicanalidad. O, ¿quizás este término también se haya quedado al uso?

Otro año más a las espaldas, uno más alejándonos de la crisis, y viendo por suerte cómo el mercado sigue registrando porcentajes de ventas al alza. Así lo demuestran los indicadores del bricolaje, la distribución, la reforma… y es que a pesar de que este 2017, según responsables de distribución de Aecoc, de lo que algo se puede catalogar es de ‘irregular’, la actividad del sector consigue, a pesar de ello, mantener el incremento de su cifra de venta acumulada.

Además, la mejora de la economía doméstica ha animado a muchos hogares a poner en marcha reformas que estaban ‘aparcadas’ desde hace un tiempo, otro punto a favor. Es verdad que la mayoría del crecimiento se ha producido en las reformas pequeñas, pero sin duda, ¡es un motivo de alegría!

Lo que parece no crecer, o al menos no al ritmo que debería, son las empresas que apuestan por adentrarse en el mundo digital, por pensar en omnicanalidad, por dar el salto definitivo a la nueva era, ¿la 2.0? no, que va, esa se ha quedado ya muy atrás. Y es que, si ahora las empresas quieren dar ese salto, lo tienen más difícil, más alto, lo deben hacer con más cuidado, tras analizar, meditar y escoger como adaptarse a un entorno digital en continuo cambio y ya muy avanzado. Un entorno caracterizado por la evolución en el uso y la interacción de las personas en internet a través de diferentes formas, convertido en un movimiento social que tiene como objetivo crear contenidos accesibles por múltiples aplicaciones, contenidos en los que debe estar incluida la ferretería, y lo debe hacer más pronto que tarde.

¿Están las empresas del sector a la par de la sociedad? ¿Se están moviendo al mismo ‘son digital’? De momento, la realidad es que no. Los últimos estudios muestran como, aunque la mayoría de las empresas aseguran haber comenzado la transformación, no es así. Queda mucho camino por recorrer y es importante tener en cuenta, en ese camino, al motor del negocio: el cliente. Y ese cliente indudablemente va por delante, ha cambiado, ha dado el salto, lo dio hace ya un tiempo.

 ¿Cómo es nuestro cliente? ¿En qué punto está de transformación digital? Adaptarnos a él, es la principal baza para conseguir los máximos logros en este mundo digital a merced de la omnicanalidad. O, ¿quizás este término también se haya quedado al uso?, pues sí, así lo aseguraba un profesional del sector en el último Congreso celebrado por Andimac, “ahora el mercado soy yo y mi teléfono móvil, no existe ya la omnicanalidad, seguimos en un momento de cambio, y lo que existe es el móvil, hay que pensar en el cliente del futuro y ese hará todo desde un smartphone”, explicaba Diego Martin, director de Black T.

Así que ahora, lo que sirve es colarse- hablando en sentido figurado en los smartphones de nuestro clientes, hacernos un hueco entre sus aplicaciones y buscar su interacción con nuestras redes sociales, llamar su atención, demostrarles que estamos –digitalmente- las 24h con ellos y con toda la información de nuestro producto a su disposición.

La gran pregunta es si esto se conseguirá en 2018, porque este año acaba con buenas cifras, pero pocos likes. 

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn