PANTER WEB JULIO 2019
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
LAVOR 2019
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Coincide con la activación de los sectores de la construcción y de la reforma. En 2018 el mercado español de escaleras y taburetes, según los datos de los asociados de AFESPO, creció del orden del 6%, ligeramente por encima de lo que venía haciendo en los últimos años.

La construcción y la reforma crecen, cada vivienda española gastará este año en reformas 700 euros, es decir, un 3% más que en 2018, según la última edición del Observatorio 360º de la Vivienda y la Reforma en el Hogar de la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac). El auge de estos sectores trae a la par un crecimiento sostenido en el mercado de las escaleras y los taburetes. En concreto, el mercado ha logrado batir las cifras de los últimos años, gracias al registro de un crecimiento del 6% en 2018.

Y es que las escaleras portátiles se han convertido desde hace muchos años en un elemento común en todos los lugares de trabajo, ya sea en entornos domésticos, talleres, fábricas, tiendas, almacenes,… por eso no es de extrañar que el mercado este cosechando estos logros.

Logros que se ven empañados por la situación de inseguridad e incertidumbre que se sigue viviendo por la convivencia de productos nacionales regidos por las normas europeas frente a productos importados que, según estudios realizados recientemente al respecto, dejan mucho que desear en materia de seguridad. Al ser un elemento tan cotidiano muchas veces no se le da la importancia que debería tener desde este punto de vista: la seguridad. Y es que el mercado existen productos, que aun estando marcados con la UNE EN 131 (escaleras) y UNE EN 14183 (taburetes), incumplen las normas. Es el caso, por ejemplo, de los productos procedentes China, Portugal o Turquía, que consiguen ofrecer un producto a muy buen precio, en aras de dejar en el olvido la seguridad.

LUCHA POR LA SEGURIDAD
Volviendo a hablar de la seguridad, la principal lucha y problemática del sector, AFESPO, miembro a su vez de la Federación Europea de Escaleras (ELF), realiza a través de la colaboración con el laboratorio AIDIMME, ensayos periódicos en escaleras y taburetes que se sospecha que son fraudulentos y ha elaborado una lista con consejos que pueden ayudar a detectar que nos encontramos ante alguna escalera o taburete fraudulento y anima a consumidores y trabajadores a que lo pongan en conocimiento de las autoridades competentes:

La Norma Europea UNE EN 131-3, con rango de norma nacional, determina la provisión de la Información Destinada al Usuario por parte del fabricante, el distribuidor y el propietario de la escalera, al objeto de garantizar la seguridad del producto. Cada escalera se debe acompañar de unas instrucciones básicas que pueden incorporar el manual de montaje, los puntos a inspeccionar y verificar, las recomendaciones antes del uso, de colocación, izado y durante el uso de la escalera, así como algunos consejos relativos al mantenimiento, almacenamiento y conservación de la misma.

También es bastante frecuente encontrar escaleras portátiles marcadas como que cumplen con la Norma Europea UNE EN 14183, generalmente con alturas de plataforma por debajo de un metro. Esta norma únicamente es aplicable a taburetes de peldaños, gradillas y taburetes tipo cúpula, y en su campo de aplicación excluye específicamente las escaleras y escaleras de tijera definidas en la Norma Europea UNE EN 131-1.

Otra particular manera de marcado irregular es el marcado CE en escaleras y taburetes no motorizados. El artículo 30.2 del Reglamento (CE) 765/2008 prohíbe la colocación del marcado CE en productos para los que su uso no esté contemplado en la legislación comunitaria de armonización.

AFESPO, FIRMEMENTE IMPLICADA
Y como no podía ser de otra manera, en esta ocasión contamos con la participación en este monográfico del máximo responsable de AFESPO. Enrique Peralta, presidente de la asociación, que nos acerca en profundidad a las entrañas del mercado, el funcionamiento de la asociación y los retos a los que se enfrenta y se enfrentará en un futuro muy próximo el sector.

¿Qué es AFESPO? ¿Con qué fin nace?
Afespo es la Asociación Española de Fabricantes de Escaleras Portátiles y nace por la necesidad de homologar la normativa de seguridad con la de los principales países europeos, teniendo vocación de representar, defender y fomentar los intereses profesionales y económicos de sus asociados, potenciando y dando valor al mercado de escaleras portátiles impulsando la mejora constante del producto, además de combatir las malas prácticas que ponen en riesgo la seguridad y salud de los usuarios.
Afespo es miembro fundador de ELF (European Ladders Federation), liderando su constitución en 2011.

¿Con cuántos asociados cuenta?
Afespo cuenta con cuatro asociados, los cuales son representativos de más del 75% de la producción de escaleras en España. Son los siguientes: ALMESA ALME, S.A. (Altipesa y KTL-Ladders); ROLSER, S.A; HISPANO INDUSTRIAS SVELT, S.L. (Svelt) y VICRIS, S.L.

¿Cuáles son las principales líneas de actuación la asociación?
Afespo está firmemente implicada en la lucha por conseguir escaleras y taburetes cada vez más seguros, resistentes y duraderos y, por un lado, está en contacto con las administraciones públicas con el objetivo de armonizar los protocolos de actuación de los equipos de inspección y de los laboratorios acreditados para ensayos en escaleras y taburetes.

Por otro lado, la asociación realiza periódicamente ensayos de control de mercado sobre escaleras y taburetes que se sospechan dolosos, a través de su convenio de colaboración con el laboratorio AIDIMME, cuyos resultados pone en conocimiento tanto de los comercializadores como de las autoridades competentes y también los publica en www.afespo.com

¿Cómo se encuentra el mercado de las escaleras en la actualidad? ¿Qué demanda? ¿Qué cifras relevantes arrojó el mercado en el 2018? ¿Cuáles son los principales desafíos a los que se enfrentan los fabricantes?
El mercado de escaleras y taburetes está en creciendo de forma sostenida, tras un largo periodo de estancamiento, coincidiendo con la activación de los sectores de la construcción y de la reforma.

El mercado, por lo general, demanda productos seguros, duraderos y competitivos adaptados a distintos tipos de uso (profesional y no profesional) y funcionalidad (hogar, comercio, almacén, mantenimiento, industria, etc.). El cumplimiento de las Normas EN 131 y EN 14183 es capital e imperativo para fabricantes, distribuidores, empresas y consumidores.

En 2018 el mercado español de escaleras y taburetes, según los datos de nuestros asociados, creció del orden del 6%, ligeramente por encima de lo que venía haciendo en los últimos años.

Tras la reciente revisión de la Norma EN 131-2, la cual, tras año y medio de periodo de transición que ha obligado a los fabricantes a adaptar producto, maquinaria y procesos a la misma, entrará en vigor para todas las escaleras comercializadas a partir del próximo 1 de enero de 2020, el mercado se enfrenta, una vez más, a las malas prácticas de importadores y fabricantes de países como Turquía, China y Portugal, los cuales anteponen las ventas a la seguridad y salud de consumidores y trabajadores.

La irrupción de los “Marketplace” en el sector de las escaleras y su falta de rigor en la selección de producto es otro de los riesgos a los que se enfrentan los consumidores y usuarios de escaleras y taburetes del canal e-commerce y se hace necesario crear conciencia de Calidad para evitar accidentes.

IMPORTANTE CAMBIO EN LA PARTE 1 DE LA NORMA EN 131
La EN 131-1 determina los tipos de escaleras existentes, estipula ciertos requisitos obligatorios y establece unos mínimos y máximos para las diferentes medidas según el tipo de escalera. La actual versión EN 131-1:2015, de cumplimiento obligatorio a partir del 1 de diciembre de 2016, sustituye a la anterior EN 131-1:2007+A1:2011.

Un notable cambio ha sido introducido en la actual versión de la parte 1 de la EN 131 y es la obligatoriedad de incorporar un estabilizador en las estructuras de las escaleras de apoyo de uno o varios tramos, cuya longitud total supere los 3 metros. El estabilizador podrá ser tipo barra, tipo pértiga, o lateral.

La anchura total de la base (distancia en el suelo entre los extremos del estabilizador o estabilizadores), independientemente del tipo de estabilizador elegido, deberá cumplir con una fórmula matemática, determinada para asegurar una mayor estabilidad en las escaleras de más de 3 metros. Los parámetros utilizados en dicha fórmula son: el ancho del larguero, la longitud total de la escalera y el ancho de la escalera.

Por lo demás, el resto de contenido de la EN 131-1 no ha sufrido cambios significativos.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn