PANTER WEB JULIO 2019
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
LAVOR 2019
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Frente a un nuevo consumidor que quiere gastar menos y recibir más, a una sociedad alineada con el desafío del cambio climático y una administración que no siempre se percibe como colaborativa, el sector español del material eléctrico e iluminación renueva su compromiso con la sostenibilidad desde nuevas perspectivas.

2017 fue un año positivo para el sector español del material eléctrico e iluminación. Mientras que la Asociación Española de Fabricantes de Iluminación (Anfalum) cifró el aumento de facturación de sus asociados en un 5,8% (representando a cerca del 80% del mercado estimado), el Informe Sectorial CESCE 2018 sobre electrodomésticos y material eléctrico habla de un crecimiento de las ventas del 9,8% para el área del material eléctrico, debido, principalmente, “a la reactivación del sector inmobiliario y la apuesta por el sector industrial”.

Pero esta senda de crecimiento, iniciada con cierta timidez en años anteriores, no se mantuvo en 2018. A finales del año pasado, durante la celebración de su Asamblea General, Anfalum ofreció su tradicional balance del año, en el que habló de un descenso del 6,1 % en 2018 respecto a 2017, con un volumen de negocio estimado de 1.358 millones de euros. Eso sí, el último trimestre del año estaba presentando perspectivas más positivas, “por la proximidad de las elecciones municipales, que suelen arrastrar la demanda”. Tanto el mercado nacional (-6,5 %) como las exportaciones (-5,3 %) sufrieron caídas, siendo los subsectores más afectados el alumbrado decorativo, fuentes de luz y los componentes. El negocio exterior representó un 33,35% del total, mientras que la cuota de la tecnología LED alcanzó el 64%.

Es importante señalar que las cifras mencionadas están basadas en la tendencia de la demanda correspondiente a los seis primeros meses de 2018.

EL DESAFÍO DEL DESARROLLO SOSTENIBLE
Pero más allá de los resultados más inmediatos, el éxito de un sector puede medirse en su capacidad para estar al día con las nuevas demandas de la sociedad, e incluso adelantarse a ellas. Y hoy en día, en el que los consumidores son cada vez más conscientes de los problemas asociados al cambio climático, las empresas relacionadas con el consumo energético deben ofrecer respuesta a estas inquietudes. Una demanda que, en el sector eléctrico, podría resumirse como ‘gastar menos electricidad y obtener mejores resultados’.

Algunos analistas señalan que, pese a la indudable presión social por un cambio en el modelo que apunte hacia un desarrollo más sostenible, no existe la misma certeza a la hora de hablar de voluntad política de aplicar dicho cambio, e incluso que no es seguro que el sistema económico y financiero esté dispuesto a dar el paso. Puede que no se trate tanto de un tema de voluntad como de necesidad. Como sea, es el consumidor quien tiene la última palabra. Y el consumidor quiere consumir de forma inteligente.

Durante la celebración del Día Mundial de la Eficiencia Energética, el pasado 5 de marzo, Rastreator.com hizo públicos los resultados de un estudio que concluye que un 83,9% de los españoles intenta reducir al máximo su consumo energético con el objetivo de ahorrar. Algunas de las medidas que ya se practican son el uso de electrodomésticos eficientes (76,8%) y de bombillas LED (74,9%). En cambio, sólo un 36,8% de los españoles se decanta por un cambio de tarifa, menos de un tercio (29,2%) ha reducido la potencia contratada y cerca de un cuarto (26,5%) ha cambiado en alguna ocasión de compañía, pese a las facilidades que existen actualmente para comparar tarifas y elegir las más adecuadas a cada perfil.

HACIA LA ECONOMÍA CIRCULAR
En esta ruta que aúna economía y medio ambiente, los fabricantes del sector de la iluminación se han enfrentado a importantes cambios en los últimos años, tales como la Ledificación, la iluminación inteligente o el ‘Human Centric Lighting’ (empleo de la iluminación para mejorar el bienestar y la salud de las personas). Todos estos hitos han allanado el camino, de alguna manera, hacia uno de los principales desafíos en los que trabaja hoy el sector: La creción de una estrategia en torno a la economía circular.

Este concepto apunta a un cambio de diseño, enfocando los productos desde su origen hasta su reutilización o, en su defecto, hacia la recuperación del máximo número posible de componentes, minimizando así los residuos generados y devolviéndolos al mercado para darles otra vida útil.

Para los fabricantes, la apuesta por la Economía Circular en el sector de la iluminación es un aspecto clave en materia de sostenibilidad. La industria se siente preparada, si bien demanda un mayor apoyo por parte de la Administración. Y, por qué no decirlo, un cambio de mentalidad por parte de la propia sociedad, más allá de la búsqueda de un ahorro inmediato.

Alfredo Bergés, director general de Anfalum, se refirió a este tema durante un encuentro con los medios de comunicación en la última edición de la feria Matelec: “La industria de la iluminación ha entrado de lleno en una nueva etapa. Tras la ‘ledificación’ del alumbrado, su progresiva conectividad y el desarrollo del concepto ‘Human Centric Lighting’, el sector vuelve a demostrar su fuerte compromiso con la sostenibilidad medioambiental. Ya no es solo el uso eficiente y sostenible de las materias primas, sino la posibilidad de darle una mayor vida útil a los productos y, cuando esta vida útil finalice, nuevas aplicaciones a los diferentes componentes que conforman una luminaria. Y todo ello sin perjuicio de la calidad lumínica”, señaló.

DISTRIBUCIÓN ONLINE, MATERIA PENDIENTE
A la hora de hablar de la distribución, nuestro país sigue mostrando un comportamiento bastante tradicional, manteniéndose a la cola de la UE en lo que a distribución online se refiere. Según un estudio realizado por el portal Qmadis en colaboración con Philips sobre el alcance del comercio electrónico B2B en el sector, el 97% de los profesionales relacionados con la venta de materia eléctrico prefieren comprar de forma física en los distribuidores habituales antes que consultar catálogos de material eléctrico online, frente a otros mercados europeos donde más del 60% de los instaladores reconoce comprar siempre online (con Holanda y Bélgica a la cabeza). Solo el 2% de las ventas totales de material eléctrico y soluciones relacionadas en España se realizan a través de Internet, mientras que la compra en portales 100% digitales es solo del 1%.

Entre las razones que explican estos bajos índices de compra online en nuestro país se encuentran el miedo y desconocimiento de las compañas instaladoras frente al nuevo modelo, siendo las empresas más pequeñas las que más apuestan por el comercio online. De esta manera, los profesionales siguen prefiriendo a su distribuidor habitual por razones como el servicio y la atención personalizada, la posibilidad de asesoría, el precio y la disponibilidad de producto. Ahora, la claridad no es tanta a la hora de hablar de marcas: según el European Electrical Installation Monitor de la consultora USP, los instaladores españoles son los que menos declaran tener una marca favorita, siendo la innovación el factor que adquiere la mayor importancia a la hora de realizar su compra. Es más, sólo el 10% de los españoles considera que el precio es el factor más importante a la hora de elegir un producto, en línea con (pero muy por encima de) la tendencia europea de priorizar marca por sobre precio.

Regresando al tema del e-commerce, resulta evidentemente que la baja penetración que alcanza en nuestro país no puede llevar a los distribuidores a desestimar el canal online, sino más bien todo lo contario: Seguir trabajando por la transformación digital, potenciando sus ventajas y buscando nuevas vías para calmar los temores de los más reticentes. No en vano, se calcula que en 2020, la compra online representará el 27% de las transacciones B2B en el mundo, alcanzando los 6.700 millones de dólares según un estudio de mercado realizado por Forrester Research Inc.

El Informe Sectorial CESCE 2018 sobre electrodomésticos y material eléctrico ofrece otra reflexión respecto al tema de la digitalización, señalando que “lleva algunos años cobrando una fuerte relevancia dentro de las empresas del sector”. “El objetivo es llegar tanto a la fabricación como a la distribución de material eléctrico, mientras se vigilan los márgenes e impactos de este cambio. La transformación digital se convierte en una obligación dentro de las empresas para alcanzar una mejora productiva e impulsar el crecimiento necesario dentro del sector, ofreciendo un negocio rentable”. 

“Además –continúa en informe-, una buena implantación online de las ventas servirá para aumentar la predictibilidad del negocio y conseguir una mayor satisfacción de los clientes, con la consiguiente fidelización en un sector donde existe una fuerte competencia en por precio”.

Finalmente, otra de las características del sector ha sido “la convivencia dentro del mismo de distribución de material eléctrico de las categorías de fontanería y climatización, aprovechando las sinergias de una distribución conjunta”.

FABRICANTES Y DISTRIBUIDORES, UNIDOS POR LA SEGURIDAD
La Asociación de Fabricantes de Material Eléctrico (AFME) y la Asociación de Distribuidores de Material Eléctrico (ADIME) han publicado una guía para ayudar a los distribuidores a verificar el cumplimiento de determinados requisitos de la legislación española sobre la comercialización del material eléctrico para baja tensión. Esta acción se enmarca dentro de una campaña de concienciación, dirigida a todos los agentes presentes en la cadena de valor del material eléctrico, sobre la importancia de comercializar solo productos de material eléctrico que estén en conformidad con la legislación.

Pese a considerar que la vigilancia de mercado es clave para el buen funcionamiento del mercado nacional, ambas organizaciones han decidido mediante “acciones de comunicación para que el propio mercado conozca y demande el cumplimiento de algunas obligaciones del Real Decreto 187/2016 que transpone la Directiva de Baja Tensión al ordenamiento jurídico español”.

La Guía AFME-ADIME puede descargarse en la página web de ambas organizaciones (www.afme.es y www.adime.es). El documento recoge y analiza una extensa lista de productos de material eléctrico para ayudar a conocer y demandar el cumplimiento de obligaciones relacionadas con la colocación del marcado CE, identificación de producto y su trazabilidad.

El marcado CE es el resultado final del proceso de evaluación de la conformidad del producto y, por tanto, señala que el producto cumple con todas las obligaciones estipuladas en la Directiva de Baja Tensión, siendo la culminación de un exhaustivo proceso de control que se inicia con el diseño y continua durante toda la fabricación del producto, finalizando con la confección de la Documentación Técnica y la redacción de la Declaración UE de Conformidad.

PRIMERA FERIA VIRTUAL DE EFICIENCIA ENERGÉTICA
Effie Spain, la primera feria-congreso virtual del sector de la eficiencia energética, se celebrará los próximos 8 y 9 de mayo dentro de una plataforma 3D, con la colaboración de AFME, A3e, APPA, CONAIF y la Plataforma Tecnológica Española de Eficiencia Energética. La Feria dispondrá de cinco pabellones en los que se podrán visitar los stands de empresas comercializadoras, fabricantes, organismos y compañías que prestan servicios relacionados con la eficiencia y el ahorro energético, el autoconsumo y las energías renovables.

El evento nace con la intención de dar visibilidad internacional a las empresas del sector energético, impulsando el networking y ofreciendo conferencias de la mano de personalidades de prestigio en el ámbito del ahorro y la eficiencia energética a nivel nacional e internacional.

El entorno de la feria reproduce el ambiente y las funcionalidades de una feria convencional, con la singularidad de desarrollarse íntegramente online, lo que para sus organizadores “facilita la participación y la asistencia al mismo de expositores y visitantes desde cualquier parte del mundo y a cualquier hora del día”. La propuesta consiste en una experiencia “totalmente inmersiva”, siendo el lugar de encuentro “un mundo digital creado en una plataforma con tecnología VR adaptada al uso de gafas de realidad virtual”. Para acceder a este recinto solo se necesita un ordenador con conexión a internet. Asimismo, los participantes podrán interactuar por voz o chat con estas entidades y asistir a diversas conferencias ofrecidas por profesionales del sector.

LAS SOMBRAS DEL AUTOCONSUMO
Resulta evidente que la reciente aprobación del Real Decreto Ley 15/2018 de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores dibujará un nuevo escenario en el mercado del autoconsumo, abriendo renovadas perspectivas para el desarrollo del sector de las energías limpias en nuestro país. Así se hizo notar en la oferta y actividades de GENERA (Feria Internacional de Energía y Medioambiente celebrada hace escasas semanas en Ifema Madrid), que puso el foco en las últimas soluciones encaminadas a incrementar la eficiencia energética de las instalaciones, así como en las novedades en equipos y servicios relacionados con las distintas fuentes energéticas.

Ahora, pese al giro radical que ha supuesto para el sector del autoconsumo el fin del “impuesto al sol”, lo que depara el futuro aún es percibido por el mercado como una incógnita, incluyendo para qué tipo de instalaciones y consumidores será rentable producir y consumir su propia energía. Nuevas figuras, como la del autoconsumo compartido, también generan más dudas que certidumbres.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn