PANTER WEB JULIO 2019
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
LAVOR 2019
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

En línea con el comportamiento del sector construcción, los de reforma y rehabilitación mantendrán la senda positiva, si bien el comercio especializado se enfrenta a nuevas amenazas, como la de los gigantes tecnológicos que comienzan a ofrecer servicios de reparación a domicilio.

La economía española ha entrado en una fase menos expansiva, en la que conviven síntomas de continuidad con otros de enfriamiento. En el sector de la construcción todavía priman los de continuidad, y los primeros datos de 2019 continúan apuntando en esa dirección - avance en empleo, aumentos en la cartera de pedidos y estabilidad en los índices de confianza-, si bien las previsiones indican una contracción progresiva, desde el 5% esperado para 2019 al 2,5% de 2021. Así lo explicó Josep Ramón Fontana, jefe del Departamento de Mercados del Instituto de Tecnología de la Construcción (ITeC), durante la presentación en Madrid de las conclusiones del último informe Euroconstruct, el pasado mes de junio.

Dentro del sector construcción, el mercado de la vivienda es el que promete un mejor comportamiento, esperándose que la demanda continúe este año tan sólida como en 2018. Sin embargo, hablamos de una demanda que se concentra en zonas muy concretas, aquellas que crean empleo, lo que "estresa las cadenas de producción y provoca déficits de suelo, cuellos de botella administrativos y aumento de costes", señalan desde el ITeC.

También en edificación no residencial se espera un año de intensa actividad inmobiliaria, pese al agotamiento de las grandes ofertas que incitaron a los inversores más madrugadores a darle una segunda oportunidad a España. La previsión es positiva en todos los nichos de mercado, destacando el sector logístico (con escasez de stock) y los edificios de oficinas.

Por su parte, la ingeniería civil se mantiene como el eslabón débil del sector en nuestro país, lo que plantea un 2019 "básicamente plano".

PREVISIONES PARA EUROPA
Los últimos dos años han sido particularmente fructíferos para el sector construcción europeo, que ha crecido a un ritmo anual medio del 3,2%. Como estos paréntesis de intensa actividad suelen tener un recorrido limitado, las previsiones apuntan a la moderación, pero aun así se esperan crecimientos: 1,9% en 2019, 1,5% en 2020 y 1,4% en 2021.

Mucho tienen que ver en esta estimación tan tibia Francia y Alemania, dos países clave cuya previsión para 2019 no llega al 1%, lo que rebaja sensiblemente la media europea de crecimiento.

REFORMAS, CRECE EL GASTO
El volumen de negocio del mercado de la reforma en nuestro país escalará este año por encima de los 18.000 millones de euros, 575 millones más que los canjeados durante el ejercicio pasado. Son las previsiones de Andimac, Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción, que el pasado 25 de junio presentó en Madrid la última edición de su Observatorio 360º de la Vivienda y la Reforma en el Hogar, elaborado por Arthursen. El informe, que ofrece una radiografía completa del mercado de la reforma del sector residencial, estima que cada vivienda española gastará este año 700 euros en reformas, es decir, un 3% más que en 2018, con Baleares a la cabeza en gasto y Cantabria cerrando la lista.

Pese a que "el comercio especializado en la reforma debe compartir mercado con grandes gigantes tecnológicos como Amazon que también se han lanzado a ofrecer servicios de reparación a domicilio", la patronal confía en que el dinamismo que mantendrá este año la economía española se traduzca en un aumento del consumo de los hogares. En este escenario, "la compraventa de viviendas seguirá siendo el motor principal que propulse el sector de la reforma, seguido del necesario rejuvenecimiento del parque de viviendas en España". Asimismo, según previsiones del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en 2031 habrá más de 5,5 millones de hogares unipersonales en España, casi el 30% del total, lo que obligará a reformarlos para adecuarlos individualmente a cada situación personal y familiar.

La suma de estos factores -además de la mejora de los salarios y de la confianza en la economía española- ha llevado a Andimac a estimar que este año se harán 37.600 reformas más, incrementándose un 2,4% el número de obras de mantenimiento y mejora que se realizarán durante 2019. Por territorios, Andalucía será la comunidad en la que más reformas se realizarán, y La Rioja en la que menos.

Ahora, Andimac calcula que actualmente en España se reforman apenas cuatro viviendas de cada 100. Entre las barreras más importantes a la hora de acometer una reforma está la falta de presupuesto, que impide una de cada cuatro reformas en nuestro país, seguida de la falta de tiempo, la dificultad de encontrar un profesional cualificado, el hecho de tener claro lo que realmente se quiere hacer y los problemas para encontrar el momento adecuado para acometer las obras.

‘CULTO A LA VIVIENDA’
Aunque los datos de la última edición del Observatorio 360º de la Vivienda y la Reforma en el Hogar muestran una cierta mejoría del sector, para Andimac "continúan lejos de evidenciar un culto hacia el estado de las casas, como sí existe en el caso de los coches", ya que "mientras que los españoles dedican el 5% de su presupuesto familiar disponible al cuidado y mantenimiento de sus vehículos, tan sólo destinan el 1,5% a la mejora de sus hogares".

Según el secretario general de Andimac, Sebastián Molinero, “este año los españoles gastarán más y se reformarán más viviendas, pero la Administración también debe ponerse manos a la obra" para contribuir al despegue del sector. Y es que, finaliza Molinero, "por cada puesto de trabajo en obra nueva se generan 1,5 en reformas”.

REHABILITACIÓN
Para el segmento de la rehabilitación, que supone un 29% de cuota de mercado en nuestro país, se espera un crecimiento promedio del 2,2% entre 2019 y 2021, gracias a la gran cantidad de activos –tanto residenciales como no residenciales- que están cambiando de manos. Ahora, es necesario recordar que el nuestro es un país “joven” en cultura de rehabilitación en comparación con nuestros vecinos, sobre todo a escala familiar, a lo que se suma el hecho de que la recuperación de los ingresos familiares se está dando muy lentamente. Asimismo, desde el sector señalan la falta de incentivos públicos eficientes que ayuden a paliar esta situación.

Por el lado del Gobierno, se espera que el nuevo Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 mueva cerca de 4.200 millones de euros y genere 60.320 puestos de trabajo, entre la aportación pública y la inversión privada inducida. En cuanto a las ayudas para el fomento de la eficiencia energética y la rehabilitación, en Plan contempla aportes de hasta 12.000 euros por vivienda en conceptos de rehabilitación, con un límite del 40% de la inversión, dando prioridad a aquellas viviendas cuya antigüedad sea anterior a 1996.

Según el Informe Sectorial CESCE 2018 de la economía española, el 60% de las viviendas en España tienen más de 50 años y 1,4 millones de viviendas tienen un estado de conservación deficiente, por lo que necesitan rehabilitación. Además, la población que vive en España menor de 40 años, la más proclive a comprar una vivienda, está decreciendo, lo que hace disminuir la necesidad de vivienda nueva pero incrementa la necesidad de reformar y rehabilitar las existentes.

Con estos datos, se considera que sería razonable rehabilitar entre 200.000 y 400.000 viviendas al año. Las estimaciones señalan que, de alcanzarse estas cifras, este segmento podría crear 600.000 empleos, pero la realidad es que en la actualidad se rehabilitan o reforman menos de 30.000 viviendas y menos de 35.000 edificios al año en España.

En 2015 los visados para la reforma o restauración de viviendas en España comenzaron una senda positiva, después de cuatro años consecutivos de caídas, si bien este incremento fue particularmente alto en 2015 (13,4%), para irse moderando bastante en los años posteriores.

Según los datos de DBK Informa, la rehabilitación fue el único segmento de la construcción con crecimiento en 2014 (+1%) y el que mostró un mayor aumento en 2015 (+9,7%). En 2016, la rehabilitación y mantenimiento alcanzó los 33.705 millones de euros, lo que supuso un incremento del 7%. En 2017 el sector creció un 10%, hasta los 37.085 millones de euros (33% de la producción constructora total), mientras que en 2018 mantuvo la ruta positiva pero con un poco más de moderación, bordeando el 5% Para 2019 las estimaciones apuntan a un 3,8%.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn